Ana Lena: «Quería salirme del rol de detective masculino y solitario»

«Busco cotidianidad, no heroicidades», afirma la creadora de la original investigadora asturiana Gracia San Sebastián


Lectora insaciable desde niña, Ana Lena Rivera (Oviedo, 1972) soñó con ser investigadora y se convirtió en escritora: «Llevaba años pensando en dedicarme a escribir, pero no me atrevía a dar el salto. Hasta que cambié en mi perfil de redes sociales la palabra directiva por la de escritora». Su marido, cuenta, lee todo lo que escribe. «Y el hijo mayor de mi marido, que tiene 14 años, es mi fan número uno», asegura. Antes de publicar la novela, pasa su primer boceto a un club de quince personas, para que le den sus impresiones y dice que sus personajes como están desnudos le han enseñado a encontrar «el plan B» en la vida.

-Tu primera novela, «Lo que callan los muertos», ganó el premio Torrente Ballester. Acierto a la primera y sigue la racha con «Un asesino en tu sombra».

-Mi vida en cuestión de cuatro largos años ha dado un giro de 180 grados. Estoy en un momento vital apasionante.

-Decidiste dejar tu trabajo como alta directiva de la multinacional IT para dedicarte a la escritura. Menuda aventura.

-Tenía que intentarlo. Llevaba un tiempo pensando que quería dedicarme a la escritura, pero me di cuenta de que necesitaba a aprender la técnica y me apunté al Máster de Novela para adquirir estos conocimientos. Al poco, me quedé embarazada y en el cuarto mes, debido a un embarazo de alto riesgo, me tuve que quedar en casa y me centré en pasar mis días escribiendo. Tenía cinco meses para acabar la novela y lo logré.

-¿No te dio vértigo?

-Sí. Por supuesto. Pero este cambio de vida no sucedió de un día para otro. Pasaron meses. Sin embargo, fíjate, el día en que cambié en mi perfil de redes sociales la palabra directiva por la de escritora, ese día sí sentí mucho vértigo; vértigo del bueno, como el de la montaña rusa.

-La investigadora Gracia San Sebastián es la protagonista de tus novelas. ¿Qué compartes con ella?

-Seguro que tiene rasgos míos, pero también cualidades de amigos y de gente de alrededor, además de todos esos personajes de series y novelas que me han enganchado. Voy quedándome con rasgos que me gustan y me parecen interesantes. Me dicen mucho que me parezco a Bárbara, la hermana de Gracia, la protagonista.

-Gracia San Sebastián se sale del prototipo de investigadora sagaz, con una vida personal desastrosa y con una gran mente para los misterios.

-Eso es. Quería alguien con el que los lectores se pudiesen identificar, cercano, que llevara una vida parecida a la de aquellos que se adentraban en las páginas de mi novela. Necesitaba cotidianidad, no heroicidades. Quería salirme del rol de detective masculino, el típico solitario, bebedor, sin familia, pero brillante en su carrera profesional. Por eso, desde el principio, tuve claro que mi protagonista sería una mujer, con la que me pudiera identificar, que tuviera una familia, además de investigar fraudes financieros para la Seguridad Social.

-Tus páginas rebosan sentido del humor y desprenden ese toque de reivindicación de la independencia femenina.

-Bueno, he escrito con ironía, porque me ha salido así. No sé si ha sido pretendido, la verdad, pero me gusta. Respecto al papel de la reivindicación femenina, no puedo olvidar de dónde vengo, la empresa. Durante años, he trabajado en un ámbito donde las mujeres tienen una fuerte personalidad y tienen que gestionar situaciones complicadas.

-¿Cuáles son tus referentes literarios?

-Con once o doce años, me leí la colección completa de obras de Agatha Christie que tenían mis abuelos en casa. Me gusta mucho la novela negra, pero ahora es cuando estoy leyendo menos de este género. He leído y me han gustado mucho las historias de Philip Marlowe, de Raymond Chandler, las de Petra Delicado de Alicia Giménez Bartlett y las de Pepe Carvalho de Vázquez Montalbán. Últimamente, he descubierto a Inés Planas y a Santiago Díaz y me han enganchado.

-Cuéntanos, ¿cuál es tu método de trabajo? ¿Cómo escribes?

-Necesito silencio y tiempo, horas por delante, no puedo escribir pendiente del reloj. Escribo mucho, pero elimino mucho. Escribo por la mañana que es cuando tengo la casa para mi sola: mi marido se va a trabajar y los niños están en el colegio.

-¿Para quién escribes?

 -Escribo para mí y las historias que me gustaría leer. Escribo como soy, porque todo lo que he leído me ha hecho ser como soy. Las historias en las que me he sumergido, a través de los libros, me han ayudado a gestionar experiencias de la vida, las difíciles y las fáciles. Y los personajes me han enseñado el plan B, que en ocasiones no he sido capaz de ver en determinados momentos. La escritura da sentido a mi vida y la lectura me ha hecho la vida más fácil.

«UN ASESINO EN TU SOMBRA»

ANA LENA RIVERA

??? EDITORIAL MAEVA PÁGINAS 360 PRECIO 19

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ana Lena: «Quería salirme del rol de detective masculino y solitario»