El pop gallego empieza a emitir luz en la oscuridad del coronavirus

Inicialmente paralizados por el golpe de la crisis, algunos artistas empiezan a mover ficha a cuentagotas con temas sueltos, pensando en sus próximos discos

Xoel López, Matthew Ward, Allova y Calero han lanzado sendas canciones sueltas en los últimos quince días con vistas claras a unos próximos álbumes que verán la luz en breve
Xoel López, Matthew Ward, Allova y Calero han lanzado sendas canciones sueltas en los últimos quince días con vistas claras a unos próximos álbumes que verán la luz en breve

Unos por precaución, ante la incierta situación nunca antes vivida. Otros, por no tener ganas de salir de la madriguera emocional en la que se encontraban resguardados. Los más, por considerar que el público no estaba centrado en estos momentos para degustar nuevo material. Lo cierto es que la mayoría de los artistas de pop de la comunidad tiraron de freno de mano durante la crisis del coronavirus. Se editaron algunos lanzamientos ya programados y anunciados antes del estado de alarma, como el de Triángulo de Amor Bizarro o Moura. Pero en general, salvo una pequeña efervescencia de actuaciones en streaming, se ha registrado poco movimiento.

Ahora, coincidiendo en la desescalada y la sensación de que hay luz al final del túnel, poco a poco empieza a girar la rueda. Algunos nombres del panorama gallego han lanzando piezas sueltas que adelantan los discos que llegarán en los próximos meses. Traemos a cuatro de ellos a estas páginas.

Xoel López en modo «merengón»

Indisposición pasajera. Esta es la definición que recoge el diccionario de la RAE del término coloquial jamacuco. Eso es lo que van a sentir algunos fans de Xoel López cuando escuchen Tigre de Bengala, el radiante single que se estrena hoy. De factura caribeña y desenfadada, podría ser la mezcla imposible entre Vampire Weekend y Juan Luis Guerra. Una inyección de luz y optimismo que, esta vez sí, se erige como una canción del verano. En toda regla. «Los aciertos son errores del pasado y los errores son un camino que abrazar», canta eufórico. Lo acompaña de un divertidísimo videoclip que invita a disfrutar, disfrutar y volver a disfrutar. Así que, una vez superada la fase de cejas arqueadas, lo mejor es entregarse a ella.

La canción supone el tercer adelanto del nuevo disco con el que el músico inicia una nueva etapa. Atrás queda la trilogía formada por Atlántico (2012), Paramales (2015) y Sueños y Pan (2017) y se abre una nuevo camino. Por lo escuchado hasta ahora (Alma de oro, Joana y este tema), lo guiará el eclecticismo y una apertura total del abanico de estilos.

Folk de aromas irlandeses

Coruñés de adopción, el irlandés Matthew Ward (no confundir con el americano M. Ward, el compañero de Zooey Deschanel en She & Him y autor en solitario) ha lanzado este mes su primera canción en tres años. Se trata de Nerve Block, una enérgica pieza de folk-pop con la que dibuja cómo será un futuro que esperemos que se plasme pronto en un elepé.

Este, por lo escuchado, tirará por el sendero del blues acústico y el country norteamericano con las miras puestas en convertirse en una referencia del indie-folk. Habrá que permanecer atentos a sus movimientos.

«Trip-hop» de origen ruso

A Allova, el traje artístico que adopta Alla Mikhaylova, la crisis covid-19 le dinamitó sus planes. Tenía previsto presentar en abril su primer disco en directo, cuando el cierre de todos los establecimiento abortó cualquier concierto. Ahora esta rusa afincada en A Coruña da su primer paso con Secret Love.

Lo define como «una oda al amor secreto, oculto y casi imposible». Y lo lleva a cabo con un intrincado tejido sonoro de percusiones quebradizas, pianos solemnes, electrónica exprimiendo tensión y atmósferas hipnóticas. Plasma ahí la evolución de su pop derivativo del trip-hop, ese que se ha podido ver en múltiples festivales gallegos. El mismo que ahora hace pensar en un estupendo álbum de debut.

Un secreto a descubrir

Después de editar Un as en la manga (2017), lo de Calero se convirtió en un pequeño secreto conocido por las pocas personas que acudían a sus contadísimos conciertos. En ellos, el cantautor de Nigrán desplegaba unas maneras sobrias con influencias americanas muy a tener en cuenta. Más conocido por sus aventuras como Graham Summer o Wolrus, siempre en inglés y ligadas al folk y el country, el giro idiomático le aporta una nueva dimensión a su sonido, acercándolo al de artistas como Joan Manuel Serrat.

A principios de este año editó Aire. Ahora continúa con Nada nuevo bajo el sol, un bonito medio tiempo con interesantes quiebros y afortunadas soluciones. Semeja que marca la segunda piedra de un camino hacia un álbum que lo debería sacar del anonimato en el que se encuentra en la actualidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El pop gallego empieza a emitir luz en la oscuridad del coronavirus