El camino del medio de Triángulo de Amor Bizarro

El grupo de Boiro lanza un quinto disco en el que reformulan su sonido pero sin soltar la cuerda de su pasado


REDACCIÓN / LA VOZ

Entre reinventarse y continuar por lo ya trazado, Triángulo de Amor Bizarro han optado por tomar el camino del medio en su quinto disco. Todo suena a ellos pero, al menos en la mitad del minutaje, suena a nuevo. Aparece un modo de tratar la electrónica insólito. Desde el trallazo ansioso y oscuro de Ruptura, que arranca poniendo las cosas claras («no me arrepiento de nada), a las muestras melancólicas de la tiritante Fukushima. Esta empieza a lo Kraftwerk y avanza hacia una atmósfera asfixiante («tú eres tu propia amenaza») que revela un nuevo sentido en la situación actual.

Resulta obligado detenerse en la bellísima Asmr para ti, que explora territorios por los que ya han transitado formaciones del indie patrio como Mercromina o Nadadora. Esa evocación a alguien que ya no está («tú lo fuiste todo cuando lo demás es nada») en lo sonoro podría conectar perfectamente con la sensibilidad de OMD vía My Bloody Valentine. Ideal para escuchar en bucle y perderse en ella. También hay sitio para los ritmos jamaicanos, colados entre las guitarras de No eres tú. Y aunque Vigilantes del espejo tenga ya el cuño de sus habituales singles pop en la línea de The Cure y New Order, el modo de cantar de Rodrigo -enérgico y hacia fuera- sorprende muy favorablemente.

Junto a ello, hay cortes que podrían estar en cualquiera de sus álbumes precedentes. Temas como Calígula 2025, Folía de las apariciones o Canción de la fama (implacable crítica a la cultura de la fama, los talent-shows y las redes sociales) poseen ese punto de rock sucio y suicida que se tensa y se destensa surtiendo placer auricular. Ahí, yendo de lo familiar a la novedad, el elepé se disfruta de un modo tal que invita a soltar la sentencia final: estamos posiblemente ante el mejor disco de Triángulo de Amor Bizarro. Y eso es mucho. Muchísimo.

«Me parece algo deleznable tener 20 años y no aspirar a reventar el mundo»

jAvier becerra

Detenerse, reformular el sonido y tirar adelante grabando ¿su mejor disco hasta la fecha? No parece una exageración hablando de Triángulo de Amor Bizarro. Para nada

Todo apunta a un renacer. La banda de Boiro edita hoy su quinto disco. Lo ha vuelto a llamar Triángulo de Amor Bizarro, igual que su debut del 2007. Le ha puesto una portada en negro, y arranca diciendo: «No me arrepiento de nada». ¿Un reinicio? «En realidad, eso ocurre en todos los discos, aunque quizá aquí se haya acentuado más», comenta Isabel Cea, bajista y cantante, en una entrevista hecha antes de que se decretase el estado de alerta por el coronavirus.

 

­-¿Es casual ese primer verso?

-Casual no hay nada en nosotros. La canción responde a una seguridad en lo que estamos haciendo, una especie de catarsis pero positiva. Para lo bueno o para lo malo, estamos aquí y hemos hecho lo que nos da la gana. Vamos a seguir así.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El camino del medio de Triángulo de Amor Bizarro