«Uno de los primeros en alabar el trabajo fue Bob Woodward»

Los gallegos Xaquín González y Denís Galocha participaron en el trabajo de investigación sobre la armada de EE.UU. que acaba de recibir un Pulitzer


Una serie de cuatro reportajes sobre los accidentes navales mortales en el Pacífico de la séptima flota de Estados Unidos acaba de recibir un Pulitzer, uno de los prestigiosos galardones americanos que cada año reconocen los mejores trabajos periodísticos. Se trata de un trabajo digital publicado en el medio ProPublica que puso de manifiesto las deficiencias del sistema basándose, entre otras fuentes, en documentos inéditos. Dos gallegos, Xaquín González y Denís Galocha, se encargaron de la parte visual, realizando el diseño y las ilustraciones.

 

Xaquín Gonzalez (izquierda) y Denís Galocha.
Xaquín Gonzalez (izquierda) y Denís Galocha.

La investigación se publicó en febrero del 2019, y uno de los primeros en alabar el trabajo fue Bob Woodward, uno de los periodistas que destaparon el Watergate. «Sí, dijo que era un trabajo sensacional, pero a quien felicitó fue a Christian Miller, uno de los reporteros», señala González,que fue el artífice de la puesta en escena de las dos primeras entregas. Aunque insiste en que los premios no recaen directamente en su persona, el periodista visual ya ha participado anteriormente en otros cinco trabajos premiados con un Pulitzer.

Más allá del galardón, dice González, lo que le «mueve» es saber que tienes entre manos una información de mucho calado que puede cambiar la forma de trabajar de la Armada. «Yo tuve más subidón cuando lo publicamos, y vi que tenía repercusiones reales positivas, que cuando te dan un premio. Obviamente, te hace una ilusión brutal que un trabajo en el que has participado lo premien con un Pulitzer, porque te das cuenta del esfuerzo que pusiste, y que tus compañeros, más que otra cosa, lo valoran», dice el coruñés, que actualmente es mentor de datos y visualización del diario The Strait Times de Singapur. «Nosotros trabajamos a partir de una filtración -añade-. Esos informes demostraban un patrón de negligencia por parte de la Armada americana que había costado varias vidas, y se había responsabilizado a mandos intermedios, cuando realmente en esferas más altas se habían tomado decisiones que provocaron los fatales accidentes».

recrear las escenas que vivieron

Cuando los editores se dieron cuenta de que iba a ser un trabajo narrativo largo y de que Christian Miller, el autor de la primera entrega, lo contaba de una forma muy visual, se pusieron en contacto con Xaquín, que cuenta con una gran experiencia en la visualización de datos, para que diseñara los dos primeros reportajes, y este a su vez contactó con Denís Galocha para que pusiera rostro a los hechos al no disponer de fotografías, y con ilustraciones y animaciones en 3D fue como reconstruyeron la historia. «Era muchísima información, pero yo me centré en los momentos clave -explica Galocha-. Me documenté en algunos detalles, cómo eran los uniformes de la Marina o cómo era el barco, pero para ilustrar no se necesitan todos los datos como para una infografía, es un trabajo más creativo, de sentimientos», explica Galocha, que no oculta su satisfacción por el reconocimiento. «Supone estar muy orgulloso del trabajo y de que mi hermano mayor, Artur, que es diseñador gráfico, también lo esté. Ojalá que lleguen más proyectos de este tipo», dice el compostelano, que posee un estudio-taller en Barcelona.

A través de esas escenas ilustradas que acompañan el discurso narrativo de la investigación, Galocha ha querido reflejar en los gestos y las posturas, los difíciles momentos por los que tuvieron que pasar las personas que iban a bordo de los buques de la Armada. «Quería transmitir ese miedo, que en la cara se reflejaran esos momentos de susto o de terror que vivieron», apunta. El Pulitzer confirma que lo logró.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Uno de los primeros en alabar el trabajo fue Bob Woodward»