Las lecturas más positivas de esta crisis

FUGAS

Oliver Laxe, Pedro Mairal, Marta Sanz, Manuel Rivas y Victoria Camps recomiendan lecturas para este momento
Oliver Laxe, Pedro Mairal, Marta Sanz, Manuel Rivas y Victoria Camps recomiendan lecturas para este momento FUGAS

El cineasta Oliver Laxe, la catedrática de Filosofía Victoria Camps, y los escritores Pedro Mairal, Manuel Rivas y Marta Sanz nos ayudan a desconfinar el pensamiento. «Despois da traxedia vén unha sorrisa detrás», asegura el director de «O que arde»

21 may 2020 . Actualizado a las 16:04 h.

Adónde iremos no hay quien lo sepa, pero a Galicia va a volver, seguro, Pedro Mairal (Buenos Aires, 1970). «Me encantaría recorrer la costa del Cantábrico, salir del País Vasco e ir todo por arriba, hasta Portugal. Lo haré algún día...», dice el autor que nos conmovió con La uruguaya. «Mi vida no cambió mucho. Yo vivo un poco en cuarentena. Me gusta estar en casa, pero ahora no estoy pudiendo escribir ficción», explica lentamente, como desmigando el pan de un poema, el autor de Breves amores eternos y Maniobras de evasión. «Gotículas elementales» podría ser el título de «esta especie de novela distópica que la realidad está escribiendo sola». La pandemia en sí, poca gente en la calle, animales en la ciudad, «esos cruceros a la deriva con gente enferma que nadie recibe, los camiones para guardar cadáveres en Nueva York... Es espeluznante. Es una distopía que se escribe sola a toda velocidad. En esta situación, es difícil sentarse a inventar algo», medita Mairal.

«Os tempos son [ou viñan sendo] urxentes», contempla Oliver Laxe (París, 1982), director de O que arde, que vive en la casa familiar en Navia de Suarna. «Estou feliz, pasando o momento máis feliz da miña vida, e non quero que se malinterprete... Soa moi provocador, pero a miña maneira de axudar é esta. A felicidade é unha responsabilidade, non un acto egoísta. Se todos intentásemos ser felices, sen tantos medos, o mundo sería outro, non? Había que ser inxenuo para non esperar que nos viñese unha así. A natureza sempre nos puxo no noso lugar. Sempre houbo ucis, necesidade de respiradoiros no mundo, migracións, guerras... Isto que estamos a vivir é a normalidade en boa parte do planeta dende hai séculos; érao en Galicia non hai tanto», señala Laxe, que se detiene en la fragilidad del mundo antes del covid. ¿Cómo seremos después? «A saída será verde e rural ou non haberá saída», dice Oliver Laxe, volcado hoy en el rural, pero consciente de sus contradicciones internas. Él, que recomienda para este momento O guardador de rebanhos y O pastor amoroso, de Alberto Caeiro, heterónimo de Pessoa, trata de no hacer conjeturas. «Non convén proxectarse cara ao futuro. Asústame cando algúns din que queren volver á normalidade, porque non podemos volver a esa normalidade de antes. Obviamente, temos que poder saír da casa e ter unha vida normal, pero hai que equilibrar algunhas cousas. Se non, seguiremos degradándonos como sociedade e haberá máis sorpresas», plantea.

«Hai que equilibrar algunhas cousas. Se non, seguiremos a degradarnos como sociedade e haberá máis sorpresas»

Cura poética

En la poesía también encuentra sosiego, fuera del frenesí del universo digital, Pedro Mairal, que conecta pero busca también desconectar. «Leo poesía, quizá por ese efecto de la gran novela que nos rodea y se está escribiendo sola. No puedo escribir ni leer ficción. Estoy desenchufando todo para disfrutar el tiempo menos ansioso que reclama la poesía. No podés leerla con ansiedad», receta. El confinamiento ha sido un máster para Mairal en logística doméstica, un grato reencuentro familiar y la oportunidad de «armar un taller de poesía, con autores como Silvina Ocampo, Sharon Olds, Juan L. Ortiz o Fabián Casas, al que debéis invitar, cuando esto pase, a Galicia», propone quien detiene la entrevista «para cocinar».