Blacksad salta de la viñeta al píxel

Los desarrolladores independientes marcan el paso en una industria que ha revolucionado el ocio digital y que ya dobla en beneficios al cine y a la música grabada


Ganadora de cuatro premios Eisner (algo así como los Óscar de los cómics), Blacksad es una de las novelas gráficas que han revolucionado el mundo de la viñeta con su ambientación de cine negro y sus característicos animales antropomórficos. De padres españoles, el bueno de John Blacksad cuenta con cinco tomos a sus espaldas, y no contento con eso, decide lanzarse de lleno al mundo de los videojuegos.

El equipo de Pendulo Studios -con el apoyo de la francesa Microids- es el encargado de llevar la mirada felina del detective a un mundo en tres dimensiones. Blacksad: Under the Skin llegará a todas las plataformas (PC, Playstation 4, Xbox One y Nintendo Switch) este 5 de noviembre, y recogerá todos los elementos esenciales del género de la aventura gráfica. En este tipo de videojuegos predomina la exploración e investigación de entornos, los diálogos y la resolución de puzles, algo adecuado si tenemos en cuenta el tono detectivesco del que proviene el universo de Blacksad, aunque parece que también habrá espacio para momentos de acción.

Se trata de una historia totalmente nueva y exclusiva para el juego, así que los asiduos a John Blacksad en papel también tendrán una visita obligada a la Nueva York de los años 50 en su versión digitalizada. Al ser el estudio más longevo en el audiovisual interactivo español, Pendulo Studios promete no decepcionar, y cada tráiler que publican en las redes nos ponen los dientes largos. No olvidemos que son las mentes detrás de la maravillosa saga de Runaway, donde muestran su talento a la hora de contar historias en este medio, que no para de romper récords en todo el mundo.

Talento español en el microchip

No solo de adaptaciones de cómic vive el hombre, y la industria del videojuego en España ha conseguido encontrar un hueco en un país donde existen más de 15 millones de jugadores habituales, y cuyos beneficios superan a la música grabada y el cine. La batuta la llevan ahora los desarrolladores indie, pequeños grupos de personas -en ocasiones, una sola- que realizan juegos más atrevidos, íntimos y personales, que añaden variedad a un sector dominado por las grandes compañías del entretenimiento interactivo como Nintendo, Sony o Microsoft.

En España además de ser unos consumidores activos del sector, también nos postulamos como una de las grandes potencias creativas del momento. El ejemplo más reciente es el galardonado Gris (2018), del equipo catalán de Nomada Studio, un juego preciosista en lo audiovisual y que busca una experiencia interactiva basada en un entorno dominado por las acuarelas. Una propuesta tan original que le ha llevado a ser considerado como uno de los mejores juegos indie del año pasado.

El futuro también pinta prometedor con Temtem, de Crema Games, una especie de «Pokémon español» que se ha creado a través del mecenazgo online y que ha resultado ser un verdadero bombazo -pedían 70.000 dólares para realizar el juego y han recibido 560.000-, convirtiéndose en el juego español más financiado de la plataforma Kickstarter.

Como ven, no falta ni calidad ni variedad en el software español, y aún no es tarde para prestarle la atención que se merece. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Blacksad salta de la viñeta al píxel