Las novelas eróticas que no puedes dejar de leer

Con más o menos «hardcore» en sus páginas, estos son los clásicos del género. La escritora Sibila Freijo selecciona los imprescindibles


Si sigues las recomendaciones literarias de Sibila Freijo, no querrás parar de leer. La autora coruñesa ha elaborado para este verano una selección de las novelas eróticas de su vida, esas que ella considera imprescindibles del género. «Además de haber sido adelantadas a su tiempo, casi todas son buena literatura; están bien escritas». Así que tan mal no se lleva el erotismo con la buena literatura.

La propia Sibila acaba de publicar su tercera novela romántica titulada Un chico cualquiera (Ediciones B), con menos sexo que las dos anteriores (Lo que no sabía de mí y Lo que descubrí de ti, Ediciones B) pero igual de divertida. El sábado 10 de agosto estará firmando ejemplares de su nueva obra en la caseta de Arenas, dentro de la Feria del Libro de A Coruña, a partir de las siete de la tarde.

Y, claro está, nuestra escritora de novelas eróticas recomienda las novelas eróticas que, en algún momento, han ocupado el podio de sus placeres literarios. La primera de la lista es la colección de cuentos de Anïs Nin, Delta de Venus (Alianza Editorial). «Es increíble como, en los años 40, una mujer podía ser tan absolutamente provocadora y su prosa tan explícita, escandalosa y llena de erotismo. Parece escrito ayer. Es mi libro favorito en literatura erótica», afirma Freijo.

Puestos a leer libros que ponen (vosotros también, chicos), deberíamos seguir por las Cartas de amor a Nora Barnacle de James Joyce (Editorial Leviatán). Sí, sí, Joyce, el de Ulises. «Los que creen que tienen una mente calenturienta, se van a quedar muy pequeñitos si leen las cartas casi pornográficas que le escribía James Joyce a su señora esposa», comenta Freijo.

«Si nos mandaran más cartas así , otro gallo cantaría. Es una lectura erótica completamente inesperada y bastante hardcore, dada la época en la que fueron escritas esas cartas». Pensemos que se trata de un texto del siglo XIX. Si lo leyera Rocco Siffredi acabaría reconociendo que ¡eso sí que es porno!

«Absoltuamente turbadora»

Cuando la autora coruñesa Sibila Freijo leyó Oso (Editorial Impedimenta) por primera vez hace unos años, se quedó K.O. «Es absolutamente turbadora y produce sensaciones muy extrañas al leerla. Cuenta la historia de amor entre una mujer en el Canadá del XIX y un oso… Amor (y sexo) muy poco convencional, desde luego, y contado de una forma exquisita y excitante». A pesar de las críticas que recibió el libro por su controvertida temática, Oso ganó el premio Governor General's Literary Award en el año 1976.

Y vamos con el cómic erótico por antonomasia: Click, de Milo Manara (Norma Editorial), todo un clásico que pone un montón. Sibila recuerda haberlo leído de jovencita y «quedarse en shock».

En la lista de los imprescindibles del erotismo no podía faltar Lolita, de Vladimir Nabokov (Anagrama). Eso sí es un clásico ¡y de los más políticamente incorrectos! Cabe reconocer, dice Sibila Freijo, que «Lolita tiene doce años y sabe latín, pero es de los personajes más seductores de la literatura universal. No por nada el profesor Humbert queda rendido a sus pies».

Emmanuelle (Tusquets Editores), de Emmanuelle Arsan, seudónimo de la francesa Marayat Rollet-Andriane, es otro clasicazo de la literatura erótica. «Solo por una escena de sexo que hay en un avión y cómo está contada ya vale la pena leerlo», recomienda la autora coruñesa. Si seguimos por las letras francesas, deberíamos llegar hasta la Historia de O (Editorial Tusquets), publicada en 1954 por la escritora Pauline Réage. Aunque muchos descubrieron esta novela por la película, la lectura es mucho más estimulante y menos edulcorada que el setentero filme.

En la lista de clásicos del género erótico tiene que constar también El Amante, de Marguerite Duras (Tusquets Editores) y, ya más recientes, dos exponentes de la literatura erótica en español: Diario de una Ninfómana, de Valerie Tasso (RBA) y Las edades de Lulú (Tusquets Editores), de la escritora Almudena Grandes. Este último es, para Sibila Freijo, un clásico de la literatura erótica en español. «Me gusta cómo retrata el mundo del sexo prohibido y la bajada a los infiernos de la protagonista de la novela. Antes no era tan común describir ambientes de sado, bondage, sexo en grupo. Almudena Grandes fue de las primeras en hacerlo en España. Además me gusta porque fue una escritora que se encumbró gracias a una novela erótica, cosa que no suele suceder…», añade Freijo. Ya sabéis, para disfrutar, ¡leed!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Las novelas eróticas que no puedes dejar de leer