Te lo cuento con tu propio cuento

Es una de los últimas tendencias en literatura infantil: crear historias personalizadas que permiten a los niños convertirse en protagonistas. Las cifras de ventas refuerzan su éxito


Acercan a los niños a la literatura de una forma diferente, despiertan su interés y emotividad al ver cómo el protagonista del libro lleva su nombre y se le asemeja, y, sin duda, se han convertido en un regalo editorial muy demandado que soluciona cumpleaños, días de la madre o hasta el fin de curso en forma de presente para el profesor.

Los cuentos infantiles personalizados viven un bum en nuestro país desde hace cinco años con un sinfín de editoriales, nacidas principalmente en el ámbito digital, que ofrecen a las familias cuentos a medida a partir de distintos elementos personalizables (que se pueden editar en sus webs), como la posibilidad de introducir en la historia la fotografía, el nombre o a amigos del niño, localizarla en un lugar concreto o añadir una dedicatoria. Una infinidad de opciones que en la mayoría de los casos se ofrece a partir de relatos nuevos, creados por la editorial, aunque hay firmas, como Mi Cuento, que recupera y adapta clásicos infantiles. En su superventas El Principito y yo, los niños, convertidos en protagonistas, viajan al planeta ideado por Saint-Exupéry.

Aun así, son muchas más las firmas que optan por narraciones propias, de tintes fantásticos. Cuentos exclusivos (el precio ronda los 30 euros) y genuinos con los que muchas han logrado traspasar fronteras. Mumablue, una editorial con sede en Madrid, ha vendido desde el 2015 más de 300.000 ejemplares y ha llegado a 20 países con cuatro historias (todas traducidas al gallego) que permiten configurar un avatar de gran similitud con el menor y con las que se busca fomentar valores como la confianza. Su éxito Burbujas ayuda a los lectores primerizos a vencer el miedo a meterse en el mar.

Tanto en este caso como en el de LudoBooks ha sido el boca a boca y el deseo de las familias de optar a un regalo único el que ha ayudado a ampliar la oferta. Esta última editorial cuenta con 19 historias distintas (cuatro en gallego) que tanto permiten personalizar a dos hermanos en un viaje como a dos hijos agradeciendo a su padre todo lo que hace por ellos.

LA IMPORTANCIA DEL NOMBRE

Junto a estas temáticas familiares ha sido el nombre del pequeño, y su significado, otro de los grandes estímulos para el sector. Fue en el 2014 cuando llegó a España el fenómeno mundial de El Niño / La Niña que perdió su nombre, de la start-up británica Wonderbly, una aventura que guía al menor, con la ayuda de seres mágicos, a dar, letra a letra, con el paradero de su apelativo. Un título que cambia en función del destinatario y que vendió en nuestro país más de 170.000 ejemplares.

Con cifras también contundentes se sitúa la Magia de mi nombre, un relato que explica los distintos apodos y asocia cada letra a un atributo positivo. Su editorial, My Magic Story, conocida también por ser la autora del primer título infantil personalizado sobre el Barça, lleva vendidos más de 500.000 libros en 40 países.

Un auge que ha llevado, aunque por ahora de forma tímida, a editoriales consolidadas a dar el salto. SM permite adaptar cinco títulos de El Barco de Vapor en historias corales que pueden personalizarse con nombres de alumnos y profesores.

Los promotores de estos nuevos cuentos subrayan que con ellos se ayuda a reforzar vínculos familiares. Defienden, además, que no desplazan a los libros tradicionales. Cristina Rodríguez, cofundadora de Mumablue, no duda: «Son un complemento, un recuerdo para toda la vida».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Te lo cuento con tu propio cuento