Cupido, el choque entre pop y «trap» que enamora

Los Atlantic Days del Atlantic Fest traen a esta singular banda a Pontevedra y A Coruña


redacción

La historia comienza en el momento en que Solo Astra, una banda que fabricaba psicodelia pop de esa que se desvanece en el aire, quería explorar nuevos universos. Empezaron a escuchar otros estilos alejados de su radio de acción y llegaron a Pimp Flaco, uno de los rostros de esa nueva generación trap que lo está petando entre los más jóvenes y desconcertando a los adultos. Se gustaron mutuamente. Tanto que terminaron fundiéndose en una sola banda de amoroso nombre: Cupido.

Sacaron un single, No sabes mentir, y cuajó. El pop de factura sueve que elaboran Toni D (guitarra y teclados), Luichi Boy (guitarra), Dannel (batería) y Al García (bajo) sustentaba la ondulante voz autotuneada de Pimp Flaco que le cantaba al cortejo. El videoclip, lleno de colores y estética pop con barniz retro, redondeaba la jugada. Eso no era trap, tal y como se había escuchado hasta ahora. Tampoco pop al uso. Era una colisión que enamoró a un montón de gente.

Tal y como reza la nota promocional «cuando por norma general es el pop el que introduce sonidos urbanos, Cupido le da la vuelta y son los sonidos urbanos los que suenan a pop, con una canción de estribillo irresistible. Un auténtico hit que huele a bedroom pop». Ese impacto se podrá testar este fin de semana con los dos pases que darán en los Atlantic Days. Así se llaman los conciertos previos al festival organizados por el Atlantic Fest de Vilagarcía de Arousa que este año se celebra entre el 26 y 28 de julio con la presencia de artistas como Los Planetas, Love Of Lesbian, Marlom Williams, Dorian o Soleá Morente.

Pero antes se encuentran estas dos citas. Hoy en Pontevedra (Sala Karma, 21.30 h, 15/17 euros) y mañana en A Coruña (Bunker, 21.30 horas, 15/17 euros). En ambas actuaciones se podrá ver  al grupo que se define a sí mismo como una boy-band, al estilo de Take That o New Kids Of The Block. Poco hay aquí de las poses macarras y chulescas de los principales traperos patrios. Como si se sumergiera en un baño de azúcar, Pimp Flaco se coloca unas alas a sus espaldas, toma un arco y se dedica a lanzar flechas. Ha logrado convertirse en uno de los nombres de la temporada, mientras de fondo unos apuestan a que se trata de un producto de temporada y otros que se trata de algo duradero.  

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

Cupido, el choque entre pop y «trap» que enamora