Putochinomaricón, queso Tetilla y kitch pop


«Al loro con Putochinomaricón». Detrás de su aparente friquismo, de la provocación que lleva implícita su nombre artístico, de su derroche de plumaje y del delirio cutre-colorista de sus vídeos hay un discurso que para sí quisieran muchas divas del pop. Hay mucho de ironía desafiante, de fantasía irreverente, de espíritu lúdico, de sentimiento de colectividad, de amarga ternura y de franca sensibilidad. Y es que detrás de Putochinomaricón está Chenta Tsai, un tipo inquieto y activista disidente que es arquitecto, violinista, que escribe columnas en El País y que tiene su propio programa de radio.

«Devolver el golpe» es la expresión que más utiliza. No como venganza ni apología de la violencia, sino como actitud. «Ponerme ese nombre fue mi primera manera de devolver los muchos golpes que he recibido». Como lo fue escribir Gente de mierda, una canción convertida en himno underground. «La escribí a modo de escudo. Jamás pensé que iba a ayudar a tanta gente».

Juega Putochinomaricón a ser irreverente desde un terreno tan poco propicio para la heterodoxia como es el pop. «Me gusta ocupar estos espacios y sorprender al público desde donde menos se lo espera». Y vaya si sorprende. «La música está cambiando», dice. «Pero no tanto por una cuestión de estilos como por el tipo de artistas que ahora la escriben».

Putochinomaricón visita Galicia por tercera vez. Si queréis hacerle feliz llevadle un queso Tetilla. «Me chifla. Desde que lo probé me ha arruinado los demás quesos. La última vez que fui a Galicia dejé en el aeropuerto un pantalón para poder llevar tres quesos en la maleta». Pasión amarilla.

  •  PONTEVEDRA KARMA VIERNES, 22.00 11 EUROS

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Putochinomaricón, queso Tetilla y kitch pop