Arco 2019, la transición tranquila

FUGAS

VÍTOR MEJUTO

La 38.º edición de la feria, con Perú como país invitado, consolida la presencia del arte latinoamericano en Europa y certifica el relevo en la dirección con la marcha de Carlos Urroz

08 mar 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Arco 2019 se desarrolló sin sobresaltos. Carlos Urroz entregó el testigo de la dirección a su segunda, Maribel López. Todo es placidez y continuismo. Las cifras oficiales hablan de éxito aunque pocos mencionan el exiguo porcentaje de artistas españoles en la feria, en torno al 8 %, que demuestra, una vez más, lo poco que nos queremos.

No hablaré aquí de la ya casi atávica polémica anual porque no tengo cultura fallera ni sé valorar la solidez del cartón piedra. En todo caso, la pintura refuerza su hegemonía y la cerámica cede al tapiz su condición de disciplina de moda.

La presencia gallega también mengua en esta edición. Solo una galería: PM8; y solo una publicación: Dardo. Un pobre balance para que tomen nota nuestras instituciones, donde quiera que estén.