La protagonista es ella

El suyo no es un protagonismo exclusivo de un día. Madres y experiencias diversas de la maternidad coinciden en este escaparate con sitio para el humor, el drama, la aventura y la ironía; el relato, el cómic, el ensayo o la novela. Una madre es, a menudo, un mundo de historias que ayudan a crecer mejor

Fugas: La protagonista es ella

Ella es la primera protagonista. Para ella, el primer papel principal en la vida de un hijo, que adquiere de forma instantánea, natural, aunque no siempre salga a escena bajo la luz de los focos para recibir el aplauso del público por su trabajo estelar. Madres hay más de una, modélicas, normales, raritas o fuera de catálogo, como advierte el título que lanzará el día 10 el sello Xerais, Maternidade fóra de catálogo, un ensayo en primera persona de Marga Tojo que arranca en el embarazo y combina la compleja realidad con el suavizante más fresco del mundo, el humor.

«No todos tenemos útero, pero todos hemos vivido en uno» es la piedra lunar del último cómic que ha lanzado Lola Vendetta, oficialmente Raquel Riba Rossy, que da en Qué pacha, mamá un sablazo feminista a los estereotipos más cuquis que ha deparado la larga, silenciosa (y llena de encrucijadas, atropellos y callejones sin salida) historia de la maternidad.

 En la literatura, hay hoy mucha letra fresca, sana y rica en el escaparate, con nutrientes esenciales para crecer como persona a la par que como lector, que invita a leer, documentarse, partirse (de risa, ira o dolor), aprender, pensar, disentir, emocionarse o fantasear en torno a la mujer que es el primer amor. Siguiendo en el género del humor y el amor gráfico, Agustina Guerrero La Volátil suma nueva edición de Mamma mia!, libro arcoíris para endulzar y divertir la espera de la mamá primeriza.

Para las que hayan cortado ya el cordón umbilical, y sufren esa especie de eterno retorno de la crianza en que llanto-chupete-caca-pis es un mundo que se repite sin fin, la propuesta puede ser Hardcore maternity, una alternativa trash que recupera el aliento de la mujer abducida por la madre, del ser individual e intransferible que amenaza morir en el duro y apenas reconocido oficio de criar.

La Mamá de Joyce Carol Oates es un thriller policiaco-emocional y un regalo mayor. Aquí tienen una elegía sin misticismos, fluida, de calidad, un novelón de peso (también en cantidad, 500 páginas como plumas) que consigue eso propio de autoras como Anne Tyler (Reunión en el restaurante Nostalgia) o Jhumpa Lahiri (Tierra desacostumbrada), convertir una pequeña historia en una joya sobre la peculiaridad de las relaciones familiares y la naturaleza y fuerza de esos lazos. Apegos feroces, las memorias de la escritora y activista Vivian Gornick que edita Sexto Piso, ahondan, a través del paseo de la conversación por Manhattan, en el vínculo entre una madre vigorosa y chapada a la antigua y una hija que trata de dibujar, contra la corriente de un nido hostil en el Bronx, su propio camino en libertad. Al igual que Oates, Gornick rompe en su libro con maestría la foto de la vida americana ejemplar.

También esto pasará, carta de despedida de Milena Busquets a su madre, la escritora y editora Esther Tusquets, es un sentido abrazo a la madre con humor negro y mágica luz de Cadaqués. Un bestseller como El secreto de mi madre, de J. L. Witterick, un buen regalo para celebrar la generosidad de una madre común, extraordinaria, en plena ocupación nazi de Polonia. Madre e hija, de Jenn Díaz, una novela que, sobre todo, huye de la complacencia, ese ramo de flores convencional... Y Las manos de la madre, de Massimo Recalcati, la flor espinosa en forma de ensayo para las que se atreven a mirarse de frente, a ahondar en ese conflicto de una madre que ama a su hijo, pero quiere más. Una vida propia.

 Diez libros muy maternales

1. «PARIR CON HUMOR»,  CARLES CAPDEVILA

EDITORIAL LA CAMPANA, PÁGINAS 215

Aquí un libro cómplice, empático, zen, un «padre» de la serie Mira lo que has hecho de Berto Romero que ayuda, entre páginas, a Parir con humor, a mitigar dramas, a relativizar desde el sentido común la revolución que supone un hijo. ¡O cuatro!, los que hicieron máster en paternidad a Carles Capdevila (Balenyà, 1965- 2017). «El problema de Abuelas sin Fronteras es que no tienen fronteras» ;-)

2. «LA PRIMERA MANO QUE SOSTUVO LA MÍA»,  MAGGIE O’FARRELL

LIBROS DEL ASTEROIDE, 340 PÁGS. 

Que la autora sea Maggie O’Farrell (Irlanda del Norte, 1972) ya es una garantía. Si han leído con gusto Tiene que ser aquí, también editada por Libros del Asteroide, o La extraña desaparición de Esme Lennox, celebrarán esta novela ganadora del Costa Novel Award 2010, una historia de amor y maternidad que muestra el don de O’Farrell para romper la coraza que oculta los sentimientos.

3. «QUÉ PACHA, MAMÁ», LOLA VENDETTA

EDITORIAL LUMEN. PÁGINAS 260

Recién nacida esta novedad paramaternal de Lola Vendetta (con 240.000 seguidores en Instagram). Un cómic heavy, descarado, sucio, valiente, que hace reír y temblar, y es dinamita emocional con tripas de manifiesto feminista. Recomendable para «malasmadres» que defienden su disidencia. Y para aplicarse máximas como esta: «Dime cómo quieres a tu madre y te diré quién eres».

4. «TODAS LAS MADRES DEL MUNDO», GUSTAVO MARTÍN GARZO

EDITORIAL DESTINO. 288 PÁGS. 

Un libro para la primera mujer, sea cual sea su nombre. Para el primer amor. En este abrazo, de tierna ironía, de Gustavo Martín Garzo, hay sitio para todas, trapecistas, canguros, vampiras, víctimas, ogresas, fantasiosas, infantiles, sublimes, hacendosas, despistadas, asombradas y asombrosas. Una colección de cuentos dulces pero salados, «poemamores» ilustrados por Marta R. Gustems.

5. «UNA MADRE». ALEJANDRO PALOMAS

EDITORIAL SIRUELA. PÁGINAS 260

Barcelona. 31 de diciembre. Amalia. Una madre. Años de experiencia, poso de vivencias. Un autor que comienza con un guiño a ese comienzo memorable de Virginia Woolf: «Mamá había dicho que ella misma compraría las flores». Alejandro Palomas ha visto ya la 14.ª edición de esta novela, abanico de emociones que despliegan en nosotros gratitud hacia el motor (casi invisible) de la vida que son tantas madres.

6. «MAMMA MIA!»,  AGUSTINA GUERRERO

EDITORIAL LUMEN. PÁGINAS 144

Nueve meses de embarazo en su tercera edición. Agustina Guerrero, La Volátil, que ilustra la Guía para madres rebeldes (que acaba de lanzar en Grijalbo Marga Durá) nos sonríe en una colección de viñetas ácidas que contraen realidad, humor y amor para hacer más dulce la espera de un niño. Llevar un mundo en la barriga tiene su peso, y puede parir obras tan curriñas como esta Mamma Mia!

7. «HARDCORE  MATERNITY», ESTHER DE LA ROSA Y MARGA CASTAÑO

EDITORIAL LUMEN. 160 PÁGS. 

Sobre ser madre y no morir en el intento va esta versión hardcore de la maternidad que ofrecen Marga Castaño y Esther de la Rosa frente al perfil hipermadre. Olvídense del loable modelo patriarcal si se asoman a este original cómic sobre un grupo de madres en Nueva York que reivindican desde un humor dos rombos la mujer que son. Las momwoman, la caña. No apto para mamis intachables.

8. «MAMÁ», MARIANA RUIZ JOHNSON

EDITORIAL KALANDRAKA. PÁGINAS 32

Mamá es un álbum ilustrado, un cuento en pocas palabras para soñar en color, y en el que el vínculo que mejor expresa la radicalidad del sentimiento amoroso nos conecta con la naturaleza, la vida, la esencia de lo que somos. Mamá les reconciliará un poco con el mundo y se quedarán quizá con esta definición: «Mamá, es casa redonda, mullida y andante». Beso de Klimt, violín de Chagall.

9. «LAS MANOS DE LA MADRE», MASSIMO RECALCATI

EDITORIAL ANAGRAMA. PÁGINAS 195

«La maternidad es la gran figura de la espera», apunta el psicoanalista Massimo Recalcati (1959) en este ensayo duro y revelador sobre la maternidad hecho sin condescendencia ni paños calientes. Recalcati hila su reflexión sobre ecos de Lacan, Freud y con referencias a la magnífica Sonata de otoño de Bergman o La decisión de Sophie. Para leer en un ring con La mujer y la madre, de Elisabeth Badinter.

10. «LA HABITACIÓN», EMMA DONOGHUE

EDITORIAL ALFAGUARA. PÁGINAS 260

Cuatrocientas páginas que pasan a toda máquina les regala Emma Donoghue (Dublín, 1969) en esta novela que fue finalista del Booker, y llevada al cine. Un niño de 5 años, un habitáculo, cuatro cosas, una tele que le conecta con Dora la Exploradora o Bob Esponja. Y una madre mayúscula, en fuerza e imaginación. Un thriller sentimental de fondo que cuestiona prejuicios y valores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La protagonista es ella