Se ha muerto el demonio hippy


Vale que estamos hablando de un asesino cruel y desalmado. De un psicópata con delirios de grandeza que ha pasado a la historia como uno de los seres más oscuros del siglo XX. De un chalado peligroso, al fin y al cabo, que debe su fama, aunque le pese, a los crímenes cometidos y no a su talento artístico. Pero es inevitable ligar a la figura del recientemente desaparecido Charles Manson de la historia del pop y su época dorada de los años sesenta. Y no solo por las simpatías que despertó entre músicos como los Beach Boys o por sus paranoias derivadas del Helter Skelter de los Beatles. También hizo sus pinitos musicales el asesino de Sharon Tate, en los que mostró una sensibilidad y una capacidad compositiva más que destacable. Quedaron plasmadas estas canciones, que luego versionarían Guns n’ Roses entre otros, en un disco producido por otro ilustre sospechoso del rock and roll, Phil Kaufman, que coincidió con Manson en prisión. El resultado es Lie: The love and terror cult, disco de grabaciones de sonido casi casero por el que se han llegado a pagar casi 500 dólares.

«LIE»

LA PORTADA COPIA LA CÉLEBRE IMAGEN DE LA REVISTA «LIFE» CON LA CARA DE MANSON

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Se ha muerto el demonio hippy