Álvaro Urquijo: «Soñaba con un planeta unido, pero...».

Son un símbolo de la llamada edad de oro del pop español. Llevan 40 años escuchando que su música es triste. Para Álvaro Urquijo los que son «tristes» son los tiempos actuales. Mañana están en el Auditorio Mar de Vigo, el Domingo en el Auditorio de Ferrol, y el jueves en la Praza da Horta do Seminario de Lugo

.

Con Álvaro Urquijo al frente, Los Secretos siguen recibiendo el calor del público allí por donde van. Galicia no es una excepción, por ello hasta tres conciertos ofrecerán en una semana. Vigo, Ferrol y Lugo son sus paradas.

-Se encuentran a las puertas de cumplir los 40 años en la carretera. ¿Pensaba el Álvaro veinteañero con llenar Las Ventas o era de pensamientos más livianos?

-Tal vez fuera poco optimista con el futuro de Los Secretos en aquella época. Pensaba entonces que si nosotros habíamos surgido de la nada, sería fácil que pocos años después nos echarían a la cuneta. De hecho, seguimos con nuestras carreras universitarias hasta el 83.

-Cuando empezaron hacían canciones de los Byrds y tenían un banjo. ¿No se veían extraños en la Movida?

-Prensa e industria nos obviaron, incluso se nos llamaba despectivamente babosos. La discográfica nos echó a la calle porque decía que nuestra música olía a vacas… pretendían que cambiáramos si queríamos vender discos (tenían razón). La palabra movida va pegada a nuestro nombre, pero nunca fuimos de ella.

-Muchas veces se describe a Los Secretos con el adjetivo de tristes…

-Toda la música del mundo tiene un lenguaje común: el blues, el soul, la ranchera, la copla… Hablan de tristeza y nadie dice que sean tristes. Estamos muy orgullosos de ser como somos en cuanto a letras se refiere.

-Imagino que le llenará que después de estos años tanta gente siga con interés las canciones que hicieron juntos su hermano Enrique y usted..

-No hay concierto en el que no lo nombre. Sin él, Los Secretos de hoy no seríamos lo que somos y creo que sin él nunca hubiéramos existido. Compositores como mi hermano hay pocos y cada vez menos.

-Por otra parte, usted que ha recorrido y conoce este país, ¿Qué sentimientos le asaltan con Cataluña?

-Estoy triste por dos motivos: por un lado, pase lo que pase, la fractura entre catalanes ya está servida; por otro, me he criado viendo caer muros y fronteras, así como regímenes totalitarios y siento un desgarro al ver odio entre los distintos nacionalismos aquí. Tendría que ser catalán para entender qué se siente para querer independizarse. Soñaba con un planeta unido ante retos como el cambio climático y las guerras. Creo que hemos ido hacia atrás en todos los sentidos.

Votación
5 votos
Comentarios

Álvaro Urquijo: «Soñaba con un planeta unido, pero...».