¿Qué tiene «Stranger Things» para hacer tanto ruido?

Poca publicidad y un éxito enorme. El misterioso encanto de los 80 vuelve el 27 de octubre en Netflix. Prepárese, en un mes no se hablará de otra cosa.

.

Un poco de los Goonies, las bicicletas de ET, una dimensión desconocida tipo Poltergeist, una casa como la de Pesadilla en Elm Street, un monstruo al estilo Alien, planos calcados de Cuenta conmigo... ¿qué tenemos?

-¿Los años 80?

No. O no exactamente. Se trata de Stranger Things, una de las series más seguidas y con mayor pegada del año pasado y cuya segunda temporada se estrena el próximo día 27 en todo el mundo. A estas alturas aún queda mucho por ver y por decir de otro de los aciertos de Netflix: una serie de ocho capítulos en la que se rinde un muy cariñoso y divertido homenaje a toda aquella ficción paranormal que llenó los cines de los años 80 vía la explosión de talentos como los de Stephen King, Steven Spielberg o Ridley Scott, entre otros.

-Otra serie de terror adolescente.

No. O no solo. La nostalgia de los alegres 80 (no los de Reagan y Thatcher, sino los de The Clash y Stars Wars), es muy protagonista. A los chavales de 20 años no les dice nada, pero a quienes se recomienda que ya no se mojen la barriga, sí. Hasta el punto de que la trama parece a veces estructurada para dar lucimiento a los homenajes al cine de los 80. Lo bueno es que los jóvenes que consideran E.T. una cursilada demodé y sin efectos, se van a quedar atrapados con Stranger Things. Si ya no comparte tiempo con sus hijos adolescentes, he aquí una buena forma de restablecer la relación.

-¿Pero de qué va?

En un pueblo pequeño del interior de Estados Unidos reside una pandilla de niños listos de los últimos cursos de primaria. Uno de ellos desaparece misteriosamente. Y hasta aquí puedo leer.

-¿Me voy a tener que tapar los ojos?

Por supuesto. No todo el rato, pero sí que lo hará más de una vez. Desde luego no va a echar de menos ni sustos ni tensión. Si aún no entró en el universo Stranger Things, debe hacerlo en cuanto pueda. Aunque solo sea para aliviar el estrés cultural; ya sabe, la necesidad de consumir productos de moda.

-Sí, pero es que yo ya la he visto. ¿Qué hay de nuevo en la segunda temporada?

Pues que llegará el 27 de octubre (fin de semana previo a Halloween), que serán nueve capítulos en vez ocho y que la acción arranca un año después del final de la primera temporada. (Si es verdad que vio la primera temporada, recordará su impactante epílogo). Se mantiene el elenco protagonista, incluida la inquietante Millie Bobby Browm, Eleven en la serie y, desde luego, la catarata de referencias al cine ochentero. No hay más que ver a la pandilla protagonista disfrazada de Cazafantasmas en la imagen promocional distribuida por Netflix para ir abriendo boca.

-No sé qué diría el verdadero Stephen King sobre la serie.

Eso es porque no consulta Twitter. «Ver Stranger Things es como ver los grandes éxitos de Stephen King. Y lo digo en el buen sentido», tuiteó el escritor pocos días después del estreno. También destacó el papel de Winona Ryder, por cierto una fan absoluta de las películas de los 80, según la productora. Recuperar su errática carrera es otro de los méritos que se pueden anotar en el haber de esta serie. La suya y la de Mathew Modine, otro actor al que habíamos perdido la pista y que regresa en este revival.

-Una serie tan buena, se llevaría muchos Emmys.

Pues no. Pero los Emmy no son la medida de todas las cosas. Aunque, si le interesan los datos, Stranger Things enganchó a más de ocho millones de espectadores en sus primeros 15 días en Netflix. Esos ocho millones, multiplicados por mucho, esperan el regreso de la serie. Hace meses que están salivando. Pero, afortunadamente, todo llega.

Votación
8 votos
Comentarios

¿Qué tiene «Stranger Things» para hacer tanto ruido?