Una generación tocada por la varita mágica

Películas, parques temáticos, suvenirs y hasta tatuajes. Lo que empezó hace dos décadas como la historia de un niño mago capaz de derrotar al mal hizo historia en las librerías y ha marcado para siempre a toda una legión de «Potterheads». Hablamos con algunos de ellos.


Cuando J.K. Rowling publicó Harry Potter y la piedra filosofal hace veinte años seguramente no imaginaba en qué se convertiría el universo que acababa de crear. A través del niño mago de la cicatriz en la frente que nunca se había considerado nadie, millones de jóvenes de todo el mundo empezaron a soñar con que una lechuza les traería algún día la ansiada carta de acceso a Hogwarts, la escuela de magia y hechicería más prestigiosa.

Loli, exlibrera de Lume de A Coruña, recuerda el momento como si fuera ayer. «El primer libro pasó casi inadvertido durante un tiempo, pero con el segundo empezaron las críticas en los periódicos y fue impresionante el número de pedidos que teníamos. Creo que ni los editores lo esperaban», dice. Además, agrega que «es una lectura de calidad que engancha», por lo que «ojalá hubiera muchas como J. K. Rowling». Lo mismo experimentó Manuel Arenas, de la librería Arenas, especialmente cuando la saga dio el salto al cine. «Fue una venta masiva. Se vendía muchísimo más que cualquier superventas para adultos. Hasta teníamos enfados con el distribuidor de la editorial porque no tenían ejemplares», afirma, y añade que «de cada cinco libros que nos pedían, uno era de Harry Potter».

Dos décadas, siete libros, ocho películas y una obra de teatro después, los Potterheads -como la propia Rowling ha bautizado a los seguidores incondicionales de la saga- aseguran que el mundo Potter no es una moda pasajera, sino algo que ha marcado para siempre a toda una generación. María Melle, sarriana de 22 años, forma parte de ella. «Tengo la suerte de pertenecer a ese grupo de personas que puede decir que creció conforme iba creciendo la historia de Harry», presume la joven, que está deseando visitar Londres para ver «¡por fin!» la versión teatral. Y no solo eso: el 1 de septiembre a mediodía, «el último día que se narra en el último libro de la saga», espera estar presente en la estación londinense de King’s Cross.

«Para min Harry Potter significa a miña infancia», señala Mireia Carabel, una joven de Corme de 24 años que afirma tener «pixamas, bonecos Funko, variñas, camisolas» y hasta un tatuaje en el que se lee Always (‘siempre’, en inglés), «pero en lugar dunha ’A’ ten o símbolo das Reliquias da Morte», del séptimo libro. Las hermanas Miriam y Carolina Dourado también son fervientes seguidoras. «Limos os libros sete veces polo menos. É algo que nos une e que nos fai sentir maxia». Tal es el furor que siente Penélope Michelena, de Negreira, por la saga de J.K. Rowling que por su 23 cumpleaños su familia y amigos le organizaron una fiesta sorpresa ambientada en el universo Harry Potter. «Había mucha decoración, un photocall, varios regalos y una figurita de Harry. Lo que más me gustó fue el muro hacia el andén 9 y 3/4, que lo prepararon al detalle. Querían que fuera una noche mágica ¡y lo fue!», cuenta.

FANS EN CADA ESQUINA

Aunque no se puede negar que Harry Potter marcó muy especialmente a los jóvenes nacidos en los noventa, lo cierto es que su éxito ha alcanzado a prácticamente todas las franjas de edad. Es el caso del coruñés Pedro Guerrero, que a sus 40 años se declara Potterhead y muestra con orgullo los siete tomos de la saga bien ordenados en su biblioteca. En su muñeca luce el símbolo de las Reliquias: «La varita de poder, la capa de invisibilidad y la piedra de la resurrección», explica.

Y de los más adultos a los más adolescentes. A Gorka González y su amigo Pedro Torres, vilagarcianos de 14 años, el fenómeno también les entró por los ojos, pero a través de la gran pantalla. «Comecei a ver as películas cando era pequeno co meu pai e co meu irmán», dice Gorka. Durante un intercambio en Francia avistaron las famosas varitas en una tienda y no se lo pensaron dos veces. «Como tiña poucos cartos, eu só merquei a de Harry, pero Pedro mercou dúas», señala. En un futuro no muy lejano contempla visitar la ciudad del Támesis y, cómo no, «o parque temático» de Leavesden.

Con lo difícil que se presenta hoy en día desatar una fiebre literaria para todos los públicos, no cabe duda de que Harry Potter y J.K. Rowling han hecho magia mucho más allá de los libros y las pantallas. ¡Por muchos años más!

LA AUTORA

Cuando J.K. Rowling creó a Harry Potter estaba atravesando una época difícil emocional y económicamente. Fue entonces cuando la editorial Bloomsbury se interesó por ella y le recomendó ocultar su nombre, Joanne, bajo seudónimo para sortear la reticencia del público a los libros de autoría femenina. No se sabe qué habría pasado de haber conservado su firma intacta, pero lo cierto es que es hoy una de las personas más influyentes del Reino Unido y una de las escritoras más leídas del mundo.

LA HISTORIA

El primer libro se gestó en 1990 en la imaginación de Rowling durante un viaje en tren entre Mánchester y Londres. La saga narra las peripecias del aprendiz de mago y de sus amigos Ron y Hermione en el colegio de magos y hechiceros de Hogwarts. La principal intriga de la historia gira en torno al combate de Harry contra Lord Voldemort, un mago oscuro que busca la inmortalidad y que asesinó a los padres del joven.

SIETE LIBROS

Rowling publicó 7 volúmenes entre 1997 y el 2007. «Harry Potter y la piedra filosofal», «Harry Potter y la cámara secreta», «Harry Potter y el prisionero de Azkaban», «Harry Potter y el cáliz de fuego», «Harry Potter y la Orden del Fénix», «Harry Potter y el misterio del príncipe», «Harry Potter y las reliquias de la muerte» y «Harry Potter y el legado maldito» -este último el más vendido en España el año pasado- se han traducido a 79 lenguas y se estima que se han vendido un total de 450 millones de ejemplares, el equivalente a unos 6.900 millones de euros.

OCHO PELÍCULAS

De los siete libros se hicieron ocho películas, ya que el último volumen se dividió en dos filmes. Los dos primeros los dirigió Chris Columbus, el tercero el mexicano Alfonso Cuarón, el cuarto Mike Newell y los cuatro últimos David Yates. Ninguno defraudó en taquilla, con unos 6.450 millones de euros de recaudación.

UNA OBRA DE TEATRO

«Harry Potter y el niño maldito» consta de dos actos de dos horas y media cada uno, pensados para verse el mismo día, y está centrada en uno de los hijos de Harry. En abril, la obra se hizo con 9 premios Olivier.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Una generación tocada por la varita mágica