Los festivales se sacan el DNI gallego

Los escenarios afilan su personalidad ofreciendo contenidos cada vez más exclusivos y experiencias de ocio que le dan otros sabores a la música

.

Hay negocio. Y hay ocio. También empresarios con oficio, visión de la jugada y ganas no solo de hacer las cosas bien, sino de hacerlas con personalidad. El mapa de los festivales musical gallegos es, en la actualidad, uno de los más interesantes del territorio nacional. Compuesto de eventos de diferentes tamaños y estilos, muestra sus encantos al visitante. Dice Kin Martínez, responsable del Portamérica, que cuesta atraer al público a Galicia. Pero que una vez llega, está ganado.

Lejos están las montañas rusas de los años Xacobeo. Durante doce meses, lo daban todo. Y luego, el desierto. Esos macroeventos con nombres como The Cure, Lou Reed, Massive Attack, Muse, Pet Shop Boys o Arcade Fire flotando en dinero público hacían que los gallegos se sintieran por un momento en una gran ciudad. Para después volver a la realidad. En el último Año Santo, el del 2010, se apostó por el Sonar Galicia y el Vigo Transforma con idea de continuidad. Apenas la tuvieron un año. Luego se evaporaron.

Frente a ello, y lidiando la crisis, se fue edificando un tejido de eventos con dimensiones más realistas e intenciones que trascienden al indie anglosajón dominante. Además, pretendían mirar más allá de la música. Unos apostando por la ligazón con la gastronomía, otros con el entorno en donde se desarrollan y algunos mezclando los sonidos con el deporte, encaminaron la experiencia a algo que rebasa el hecho de contemplar un suceder de bandas. Lo hicieron bien, ganándose el favor del público y de los medios.

En los últimos Premios Fest el Resurrection Fest de Viveiro ganó el galardón al mejor festival de gran formato. En la anterior edición, además, se había reconocido al Sinsal San Simón, como mejor festival de pequeño formato, y al Portamérica, como mejor zona de restauración. Además se palpa mayor profesionalización del sector, apertura a nuevos públicos más allá de la juventud nocturna y la ocasional unión de fuerzas bajo un mismo frente común. Ahí está, por ejemplo, la propuesta de la Diputación de Pontevedra del año pasado respaldando por su potencialidad turística los eventos de las Rías Baixas. Participaron Cultura Quente (Caldas), Atlantic Fest (A Illa de Arousa), PortAmérica (Nigrán), Sinsal Son Estrella Galicia (Redondela), SonRías Baixas (Bueu), O Marisquiño (Vigo) y As Revenidas (Vilagarcía). Este año se reedita la experiencia. Mientras, históricos como Ortigueira o el Noroeste Pop Rock resisten, adaptándose a los tiempos. Y surgen nuevos pequeños nombres.

Atlantic Fest | Los «indies» han crecido y ahora acuden con sus hijos

La generación que acudió al FIB en los noventa con sus zapatillas Adidas Gazelle supera ya los 40 años. Pero sigue queriendo disfrutar de la cultura festivalera con su actual calzado y nueva vida. El Atlantic Fest de Vilagarcía nació el año pasado apelando directamente a ese público. Se trata de un evento enmarcado en un lugar privilegiado (la Illa de Arousa), cómodo y sin aglomeraciones en el que acuden familias con hijos, en total ambiente de fiesta.

Dura tres días. Un primero y un tercero con conciertos en las tascas del pueblo, su auditorio o la plaza de abastos. Y otro en una gran carpa en donde actúan los grupos más importantes. Este año las dos grandes bazas las representan Los Planetas y Lori Meyers, iconos del pop independiente nacional. Además tocarán figuras internacionales como The Tender Trap, Mäximo Park, así como Delorean, Anni B. Sweet, L.A., Joe Crepúsculo y Apartamentos Acapulco . En las jornadas previas de viernes y domingo se repartirán las actuaciones con nombres como Rosalía & Raül Refree, Os Amigos dos Músicos, Puma Punku, Birds Are Indie, Dois o Esposa.

30 de junio, 1 y 2 de julio. Diferentes espacioes en A Illa de Arousa. Abono: 48 euros. ¿Qué lo hace especial? Se desarrolla en A Illa de Arousa al lado del mar. El ambiente familiar. Los horarios diurnos, empezando por la mañana. Y los conciertos en pequeñas tascas del pueblo.

Resurrection Fest | Festín de «hardcore», punk y metal de nivel internacional

.

Es el gran evento del ramo en España. Uno de los mejores de Europa en lo suyo. Y una referencia total a nivel internacional. El Resurrection Fest se viene celebrando en Viveiro desde el 2006, poniendo la ciudad en el mapamundi musical y creciendo de manera espectacular. El gran salto lo ha dado con el cambio de década, rebasando la barrera de los 30.000 espectadores. El año pasado, contando con un icono como Iron Maiden en su cartel, agotaron las localidades. Fueron en total 80.000 personas las que vibraron con las guitarras crujientes, los ritmos avasalladores y la tralla metálica. Un hito.

Este año la organización espera igualar la marca. Para ello cuentan, como cabeza de cartel, con la banda alemana de metal industrial Rammstein. es fecha única en la Península, con una pirotecnia y un apoyo visual que la organización define como «uno de los espectáculos de rock más importantes del mundo». Además de ello, estarán nombres míticos de la escena como Rancid, Dropkick Murphys, Suicidal Tendencies, Arch Enemy, Agnostic Front, Mayhem, Eluveitie o Napalm Death.

Del 5 al 8 de julio. Viveiro. Abono con acampada: 133 euros. ¿Qué lo hace especial? Los fans de este tipo de sonidos pueden ir sobre seguro, porque la calidad es impecable generándose una sensación de minivacaciones en A Mariña lucense.

Partysongo | Los sonidos latinos urbanos entran en el circuito gallego

Figuras como Daddy Yankee u Orishas generalmente se pueden ver sueltos en conciertos. O dentro de festivales heterogéneos, compartiendo cartel. Que lo hagan dentro del mismo evento, hilado entorno a la idea de la música urbana latina, resulta mucho más insólito. Algo como el Partysongo resulta inédito en Galicia.

Tomando la idea de festivales como el Latin Fest de Valencia o el MUF de Málaga, los impulsores de este evento pretenden instaurar en nuestra comunidad el modelo. El reclamo principal se encuentra en Daddy Yankee. El artista, considerado el rey del reguetón, es uno de los responsables de la introducción del género en el mercado anglosajón. Actualmente, vive su momento de máximo esplendor con Hula Hoop. Pero también comparte nómina con Luis Fonsi en el famoso Despacito. Por su parte, Orishas han resucitado tras ocho años de muerte artística. Son los embajadores del hip-hop cubano en el mundo, enlazando el rap con el son o la cumbia. El cartel lo completa Fuego y Maikel Delacalle, que redondean una cita que pretende crecer en el futuro.

6 de julio. Expocoruña (A Coruña). Entradas: 40 euros (normal) y 65 (VIP). ¿Qué lo hace especial? Baile, baile y más baile. Será una jornada para vibrar en la que se reunirán todos los amantes de estos géneros por primera vez en un evento gallego común.

17º Ribeira Sacra | Patrimonio, vino y música en escenarios mágicos

Siguiendo la tendencia de llevar la música a los espacios más insólitos y bellos de Galicia nace este año el 17º Ribeira Sacra. Se trata de un evento que entremezcla música, vino, gastronomía y patrimonio. La primera nota la podrán artistas como Matt Ward, Iván Ferreiro, Novedades Carminha, Ángel Stanich, The Wellgreen, Sumrrá, Virginia Maestro, Os Amigos dos Músicos, Germán Díaz, Best Boy Pardo y otros que aún están por confirmar. El segundo aspecto lo establece la zona de excelencia vitivinícola, donde se exaltarán sus caldos con degustaciones. El apartado gastronómico se representará con dos grandes áreas, con todo tipo de propuestas: de autor, vegana, sin gluten y un extenso etcétera.

Pero, sin duda, el aspecto más destacado y sorprendente del 17º Ribeira Sacra lo aporta la decidida apuesta de la organización por poner en valor el patrimonio natural y cultural de la comarca. Algunos de sus puntos más emblemáticos ejercerán de escenario. Las actuaciones se ofrecerán en el catamarán de Doade, el mirador de Santiorxo (en el cañón del Sil), el entorno de la iglesia románica de San Xulián de Lobios, las bodegas Regina Viarum, Rectoral de Amandi y Algueira; el centro de alfarería Reitoral de Gundivós y una plaza situada junto al parador de Monforte.

Se prevé una experiencia insólita llamada a enriquecer ese panorama en el que cada vez se valora más lo exclusivo y la vivencia única. Lo lógico es que se enamore.

28, 29 y 30 de julio. Diferentes espacios en Sober y Monforte. Abono: 36 euros (precios promocional. ¿Qué lo hace especial? ¿Escuchar a Sumrrá en la iglesia de San Xulián de Lobios?¿Y Virginia Maestro en un catamarán por los cañones del Sil? Queda todo dicho.

SonRías Baixas | Música mestiza y muchas ganas de fiesta en O Morrazo

Las mil y una variantes del rock mestizo y festivo se dan cita en el Sonrías Baixas de Bueu. Aparece con letras grandes la exitosa rumba-pop de unos Estopa que ejercen de cabeza de cartel. La vuelta al mundo en ochenta estilos de Amparanoia acompañándolos. La efectiva mezcolanza de ska, punk, reggae, dub y folclore de los bosnios Dubioza Kolectiv. Y el dub exquisito de Mad Professor.

Pero también se encuentran Guerrera SES, Dakidarría, El Puchero del Hortelano, Narco, Todos Tus Muertos y Zoo, entre otros. Se trata de una oferta musical que se inserta perfectamente en el ambiente que se disfruta en Bueu en estas fechas, con el sol pegando fuerte, el oleaje del mar acariciando su costa y los corazones de los que allí acuden reclamando mucha música y mucha diversión.

Los impulsores del Sonrías Baixas confían ciegamente en su espacio y el innegable poder de atracción de la zona. «Se trata de posicionar el turismo musical como parte de la oferta de la zona», decía Jordi Lauren, uno de sus organizaciones para refrendarlo. «Si juntas las playas, la gastronomía y una programación atractiva triunfas», añadía. Y así ocurrió el año pasado, con la gente comiendo mejillones, disfrutando del agua y bañándose de música en todas sus formas.

Todo se repetirá en esta edición del 2017, con el evento ya asentado en el calendario y la audiencia perfectamente perfilada.

4 y 5 de agosto. Bueu. Abono: 35 euros. ¿Qué lo hace especial? Bueu se transforma por completo con la llegada del Sonrías Baixas y el ambiente se contagia por todas partes. La fiesta se extiende por todos sus rincones sin fin.

Portamérica | Cambio de lugar para el festival transoceánico y gastronómico

.

Este año el Portamérica deja el polígono de Porto do Molle de Nigrán, donde se realizaba hasta ahora, para asentarse en Caldas de Reis. Allí, en el lugar en el que se realizaba el Cultura Quente, se desarrollará el festival que tiende un puente entre América y Europa, poniendo a Galicia como nexo de unión. De la mezcla deriva un cartel ecléctico, con nombres de ambos continentes y diferentes niveles de popularidad.

De este modo, el recorrido va desde los requeteconocidos del pop nacional como Leiva, Iván Ferreiro o Xoel López a figuras del rock independiente anglosajón como The Horrors o Asian Dub Foundation. Pero también apuestas como Aterciopelados, Instituto Mexicano del Sonido, Zuco 103, Yall, Carlos Jean Illya Kuryaki & the Valderramas, Kase O, Niños Mutantes, Los Amigos Invisibles, Ángel Stanich, Depedro, Novedades Carminha o Triángulo de Amor Bizarro.

Todo ello se acompaña de un showrocking, en donde un grupo de chefs de renombre (algunos de ellos con Estrellas Michelin y Soles Repsol) comisariados por Pepe Solla, elaborarán pinchos gourmet a precios populares.

13 al 15 de julio. Caldas de Reis. Abono: 50 euros. Entrada de día: 25 euros. ¿Qué lo hace especial? La posibilidad de dejarse llevar por diferentes estilos musicales, mientras se mordisquea deliciosa comida elaborada por maestros de los fogones. Música que se come.

Sinsal San Simón | Rumbó a San Simón a ciegas pero con los oídos abiertos

.

Ya nos hemos acostumbrado a esta deliciosa anomalía festivalera. No choca tanto como al principio. Pero, si se piensa un poco, lo del Festival Sinsal de la islas de San Simón es una de las ideas más quijotescas ya no solo del panorama gallego, sino del nacional e internacional. Si ya de por sí el planteamiento de hacerlo en una isla a la que hay que llevar todo en barco (equipos, músicos, público) ya supuso un órdago de inicio, el presentarse sin cartel podía tomarse como un suicidio.

Sí, en el Festival Sinsal el público paga una entrada, se sube a un barco, llega a la isla y, una vez allí, descubre qué grupos van a tocar. Toda esa mezcla de aventura, sorpresa y disfrute de un entorno tan especial engancha. La gente repite año a año. Muchos acuden con sus pequeños.

Y las entradas se agotan con mucha antelación. Ha vuelto ha pasar. Quien desee sumarse a la fiesta y carezca de entrada no podrá. Lo que la posean podrán disfrutar de un elenco de artistas escogidos con criterio de calidad de la promotora Sinsal, la misma que lleva años enriqueciendo los oídos gallegos con exquisiteces de todos los estilos.

21, 22 y 23 de julio. Isla de San Simón. Redondela. Todas las entradas agotadas. ¿Qué lo hace especial? Todo en este evento es especial; la incertidumbre, las sorpresas, la tranquilidad con la que se desarrolla todo y la agradable sensación de descubrimiento continuo.

Votación
7 votos
Comentarios

Los festivales se sacan el DNI gallego