El manuscrito del señor Nobel


Si la pretensión de Bob Dylan al pasar del Nobel y mostrar ante el premio el mismo entusiasmo que cuando te toca un vale descuento en la tapa de un yogur era restarle de alguna manera notoriedad y solemnidad al asunto, el tiro le está saliendo por la culata de aquellas pistolas que le quitó su madre y que no podía disparar más. Porque hace tiempo que no se hablaba tanto de un Nobel de literatura, sea de la manera que sea. Dylan sale del trance de la ceremonia con el envío de un discurso para que sea leído en ella mientras que Patti Smith se encarga de entonar canciones del homenajeado en la gala. Podría prescindir de haber redactado tal discurso y, como simbólica y desdeñosa guinda, haber mandado el manuscrito de Blowin’ in the wind que mañana sale a subasta en Sotheby’s, cuyo valor se estima que oscile entre los 300.000 y 500.000 dólares. En esta venta pública salen también otros fetiches rockeros, como algunos retratos de Dylan y Joan Baez, el manuscrito de Layla de Eric Clapton (50.000-70.000 dólares) o un anillo de diamantes que perteneció al mismísimo Elvis.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El manuscrito del señor Nobel