Divina segunda juventud

Vuelve Ariel Rot, si es que llegó a irse en algún momento, con «La Manada».


Vuelve Ariel Rot, si es que llegó a irse en algún momento. En esta ocasión lo tenemos en plena gira de presentación de La Manada, su último trabajo discográfico que apenas lleva mes y medio en el mercado y con el que ha dado una especie de puñetazo en la mesa que le ha situado entre los más interesante que se han publicado en el terreno del rock en este país.

Y no se trata de nostalgias ni de aquello de que quien tuvo retuvo. Rot ha sacado uno de los mejores discos de su dilatadísima y variada carrera, mostrándose fresco como hacía tiempo que no se le veía y en un estado de gracia compositivo e interpretativo que obligan a mirar al veterano músico con ojos atentos y muchas expectativas, como si de una nueva promesa se tratase.

Puede que el secreto esté en la carencia de pretensiones de este disco, sobre todo si se le compara con sus trabajos precedentes, más densos y personales. A Rot le sienta bien el rock and roll, es un tipo que sabe hacer bailar a cualquiera y tiene ese don no siempre suficientemente valorado de saber componer canciones redondas, sin fisuras, perfectas en su sencillez, y que no están al alcance de cualquiera.

Ejemplos sobran en La Manada. Desde el tema que se ha escogido como single, Solamente adiós, hasta bombazos como Se me hizo tarde muy pronto o Una semana encerrado poseen esa magia de un gran escritor de canciones, que es lo que siempre ha sido Arie Rot.

A CORUÑA • 12 de noviembre • Hotel Hesperia Finisterre, 21.00 horas • Entradas desde 20 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Divina segunda juventud