China premia el talento gallego

Esperanza Calvo / Pekín

FIRMAS

Esperanza Calvo Vázquez

El gigante Huawei invita a dos jóvenes ingenieros a su sede de Shenzhen

12 jul 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Un Quijote aparece en la pantalla leyendo un libro electrónico en un palleiro muy gallego. Ha quemado sus libros en un ataque de locura y se ha pasado al formato digital. Le declara su amor a Dulcinea a través de una red social y utiliza un GPS para no perderse en unos campos de Castilla inusualmente verdes y enmarcados por una frondosa carballeira. Este lugar de la Mancha ha sido recreado en A Cabreira, una pequeña aldea de Nigrán, donde Francisco Javier Rouco, un joven ingeniero de telecomunicaciones, rodó el corto que le reportó como premio un viaje a China para recibir una semana de formación en la empresa Huawei, el gigante tecnológico de las comunicaciones.

«Lo más difícil fue pensar la idea, estuve 15 días dándole vueltas hasta que recordé El Quijote. Sabía que había sido traducido al chino así que creí que era una buena historia para que la entendiesen», explica Francisco, quien contó con la ayuda de toda la familia para llevar adelante su apuesta, narrada en inglés. «Convencí a mi tío para que hiciese de Sancho Panza, dejamos crecer mucho la hierba para que se pareciese a Castilla y le pedí la ropa de época a una señora de Baiona, que la tenía de la Fiesta de la Arribada», recuerda desde el hotel de Pekín donde la empresa les ha alojado. Tras una semana en Madrid, donde recibieron clases de mandarín, él y sus otros 9 compañeros españoles han disfrutado de dos días de turismo en Pekín antes de emprender viaje hacia la enorme ciudad de la tecnología que Huawei ha construido en Shenzhen, al sur del país, muy cerca de Hong Kong, donde trabajan unas 30.000 personas.

Puede que el nombre de Huawei no suene tanto como Apple, Microsoft o IBM pero es la empresa tecnológica que más crece en el mundo. Nació hace 24 años en la provincia de Cantón, dondeDeng Xiaopingdecidió experimentar el capitalismo tras emprender el proceso de Reforma y Apertura en 1978, tras la muerte de Mao. Ahora mismo un tercio de la población mundial usa productos Huawei a través de casi todas las operadoras, como la gallega R, y hace un año y medio dieron el salto a la comercialización de sus propios teléfonos y tabletas. En España trabajan mil de los 150.000 empleados que la marca tiene en 140 países. «El ADN de nuestra empresa es la Innovación y el Desarrollo, en el que se invierte el 13% de la facturación. La mitad de nuestra plantilla son ingenieros», explica María Luisa Melo, directora de comunicación de Huawei en España y Portugal.

El concurso, que se publicitó en universidades de toda España, no buscaba brillantes expedientes académicos sino tesón y creatividad. Los elegidos son futuros ingenieros con un alto grado de motivación para elaborar trabajos tan sorprendentes como el del pontevedrés Javier López. Este ingeniero enamorado de la cámara, cuya creatividad ya fue premiada por Freixenet las pasadas navidades, ganó el viaje a China con un vídeo que sorprende: un sistema para gestionar el tráfico que terminaría con los atascos gracias a sensores instalados en los semáforos. Grabado en A Coruña, Santiago, Pontevedra y Vigo, es un magnífico ejemplo de para qué sirven las tecnologías.

Puede que la beca sea un primer paso para una futura oportunidad laboral, que con total seguridad les llevará al extranjero. «Se que en Galicia es prácticamente imposible encontrar trabajo como ingeniero», dice Francisco. «Es una oportunidad única», añade Javier. Los dos han venido a China dispuestos a aprovecharla.