La crisis castiga a los hoteles

El grueso de los establecimientos registra una caída de clientela


Ferrol / La Voz

La bajada de los precios por habitación ha sido una de las medidas que han adoptado gran parte de los hoteles de la ciudad para alcanzar picos más altos de ocupación. Aún así, julio ha caído en comparación con el año pasado y agosto no trae buenas expectativas. La crisis castiga.

Es la situación del hotel Almirante que a visto menguada su ocupación, que no alcanzó el 70%. El mes de agosto creen que subirán diez puntos debido a las fiestas de la ciudad, aunque también aseguran que muchas reservas son de última hora. Auguran un septiembre repartido porque el Pantín Classic ha llenado parte de sus habitaciones, pero no supera el 30%.

En situación similar están el Real y el Suizo, cuyos directores afirman que han tenido que barajar precios de temporada baja incluyendo el desayuno para atraer al turista. En julio no han llenado casi la mitad de sus habitaciones y el mes de agosto lo ven negro. El responsable del hotel Real afirma que la situación está de capa caída y prevé un 40% de ocupación para lo que queda de mes porque asegura que no hay reclamo turístico en Ferrol. «Desde hace años, el descenso era progresivo, pero desde el año 2010 esto ha caído en picado», explicaba. Por su parte, el hotel Suizo espera tener hasta un 60% de ocupación para lo que queda de verano. Desde la dirección aseguran que «muchas reservas son en el último momento y la gente ahora prefiere quedarse en A Coruña o en Santiago. Aquí solo vienen, si acaso, a dar un paseo».

El hotel América también se ha sumado a la bajada de precios y ha conseguido un 80% de ocupación el mes pasado. Y agradecen gran parte de este lleno a los peregrinos que eligen el Camino Inglés.

reportaje la situación en los alojamientos de la urbe

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La crisis castiga a los hoteles