«Sorprende que desde Londres la Royal Philharmonic piense en ti»

El músico de Barro pasó de la banda municipal a actuar con Dutoit


Pontevedra / la voz

No sabe muy bien cómo llegó por primera vez una trompeta a sus manos. Tenía tan solo seis años y se embarcó en la Banda de Música de Barro. Esteban Batallán, que cumplirá en noviembre 29 años, lleva más de un decenio en Granada dedicándose profesionalmente a lo que comenzó como una afición. Allí vivió hace poco más de una semana uno de los momentos más importantes de su carrera, cuando compartió escenario con la orquesta Royal Philharmonic en el Festival Internacional de Música y Danza de la capital andaluza. El instrumentista regresaba ayer mismo a su localidad natal para disfrutar de unos días de descanso con su familia en Perdecanai. Los Pinos de Roma, la pieza de Respighi que lo llevó a escena con «el gran Charles Dutoit» (director de la compañía británica) aún resuena en su cabeza.

-¿Cómo llega un trompetista de Barro a tocar con la orquesta Royal Philharmonic de Londres?

-Es muy sencillo (se ríe). El trombón bajo de la Royal Philharmonic de Londres fue en el pasado profesor de metales en la Orquesta Nacional de España y él se acordaba de mi de aquel entonces, aparte tenemos contacto por correo electrónico y telefónico desde hace tiempo. Por eso, en cuanto la Royal Philharmonic vino a Granada y supieron que necesitaban gente de refuerzo, lo primero que hizo fue contactar conmigo para pedirme que fuera a tocar con ellos.

-¿Cómo fue la experiencia?

-Fue muy gratificante porque lo que uno quiere hacer siempre es tocar, no estar sentado en una silla contando compases ni esperando a que llegue tu momento de tocar. Además era un programa muy bonito, muy buena orquesta y un sitio maravilloso, en pleno Palacio de Carlos V en la Alhambra. Tengo que reconocer que el maestro Dutoit y todos los compañeros fueron también encantadores, una maravilla de gente.

-¿Es habitual el hecho de que soliciten gente de refuerzo o la del pasado día 1 fue una ocasión excepcional?

-Depende. Tiene mucho que ver con la obra. Normalmente una orquesta grande sinfónica puede tener en plantilla 4 o 5 trompetistas, pero hay obras como un réquiem de Verdi, por poner un ejemplo, que llevan 8 trompetas y hay que contratar a más músicos. Es algo que se suele hacer habitualmente, pero no en todos los programas.

-Empezó en la banda municipal y estudió en el Conservatorio Superior de Música de Vigo, pero ¿recuerda por qué se decantó por el instrumento de viento?

-Si te digo la verdad no sé como surgió. Era fijación. Tenía auténtica fijación por la trompeta desde los seis años pero no sé de dónde me venía. Mi padre fue quien me empujó a la música en sí, porque siempre ha sido muy forofo musical, pero que yo recuerde nadie me incitó directamente para que acabara tocando este instrumento. Quizás una trompetilla de serie de estas de plástico, quien sabe.

-¿Diría que ha sido un logro el haber compartido escenario con la Royal Philharmonic?

-Está claro que con la Royal Philharmonic no se toca todos los días, pero entra dentro de las orquestas en las que uno puede empezar a moverse llegado un momento, como la Concertgebouw de Ámsterdam. Para mí ya es la segunda orquesta inglesa con la que toco. La primera con la toqué fue hace diez años, con la English Chamber Orchestra, que es otro tipo de formación. No es tan conocida quizás ni tan grande como la Royal Philharmonic, pero es otra experiencia totalmente diferente; aparte tocamos música de cámara, música pequeñita. Pero no, esta última experiencia no la sentí tanto como un logro, sino como un paso más dentro de mi carrera.

-¿Lo vivió más como un reconocimiento al esfuerzo de estos veinte años dedicados a la música?

-Exactamente. El reconocimiento de alguien que te conoce desde hace diez años, que sabe tu forma de trabajar y confía en lo que haces. Y te sorprendes de que desde Londres piensen en ti como músico y te tengan en cuenta.

-Después de haber llegado a este punto de su carrera, ¿qué otras metas le quedan por conseguir?

-Muchísimas. Esto no tiene fin. No basta con estudiar el instrumento para saberlo todo. El aprendizaje no se acaba nunca, y menos en la música, en donde se está constantemente innovando. Pero bueno, una de las cosas que me quedaría sería irme a Estados Unidos, no de viajecito como fui ya en su época, sino a establecerme allí y tocar con las grandes.

-¿Alguna en especial?

-Sí. La Chicago Symphony o con New York Philharmonic. Para mí eso sería lo máximo. Y ya tocar de solista con ellos como concertista sería la repera. Sería impresionante, un sueño más cumplido.

Esteban Batallán Cons trompetista

«Tenía auténtica fijación por la trompeta desde los 6 años,?pero no sé de dónde vino»

«Lo que uno quiere siempre es tocar, no contar compases sentado en una silla»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Sorprende que desde Londres la Royal Philharmonic piense en ti»