Polémicas imágenes de un agente policial empujando un gato atropellado en Pontedeume

Una estudiante grabó un vídeo de lo ocurrido, mientras el guardia regula el tráfico a la salida del instituto


PONTEDEUME

Las imágenes de un auxiliar de la Policía Local de Pontedeume empujando con el pie un gato recién atropellado han desatado la polémica. Sucedió ayer por la mañana, a la hora de la salida de clase. El agente estaba regulando el tráfico cuando un gato que se coló entre los coches fue atropellado. Los conductores de los autobuses escolares aseguran que estaban parados cuando se produjo el percance. El animal resultó malherido y el guardia lo apartó con el pie hacia la zona de la acera, para evitar que fuera aplastado, como indican los conductores de los buses. Una estudiante grabó un vídeo de lo ocurrido, que se ha viralizado a través de las redes sociales.

Desde la Policía Local de Pontedeume no han querido manifestarse al respecto. Y el alcalde eumés, Bernardo Fernández, se remite a la respuesta oficial del Ayuntamiento: «O Concello de Pontedeume púxose en contacto co axente e coa Xefatura de Policía Local para esclarecer o acontecido e, de ser necesario, tomar as medidas e accións oportunas, coa intención de que non se repita un feito deste tipo». Esta mañana apareció una pintada en la ventana de las dependencias de la Policía Local con el mensaje «Hijo de mierda» y al Concello han llegado varios mensajes críticos, en la línea de «sois un pueblo de salvajes».

El alcalde remarca que Pontedeume «es un pueblo donde se respeta, se aprecia y se trata bien a los animales, y se cumple la ley. Este ha sido un caso desafortunado y se han pedido explicaciones». De hecho, el Concello lleva unos días organizando un curso de trato animal.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
44 votos
Tags
Comentarios

Polémicas imágenes de un agente policial empujando un gato atropellado en Pontedeume