Lambonadas desde Neda para miles de golosos

NEDA

ESTEVO BARROS

Las recetas que comparten las mujeres de la Casilla do Puntal tienen más de 16.000 seguidores en Facebook

06 nov 2018 . Actualizado a las 05:10 h.

Una receta de bizcocho XL, «made in feito na casa de Igrexafeita», con 5.164 reacciones, 1.051 comentarios y compartida 7.882 veces en Facebook. Un hito conseguido apenas un año después de abrir la página en la red social. A partir de ahí, As lambonadas da Casilla no han parado de sumar seguidores. En este momento, son más de 16.000 los golosos que curiosean sus recetas caseras de repostería. «¡Es que nos quedamos pasmadas!», dice Eva Picos (Neda, 59 años). «¡Madre mía, vamos a batir el récord Guinness!», dice otra de las mujeres. Alrededor de una decena se reúnen cada lunes en la Casilla do Puntal de Neda, donde además de hacer bordado, prueban los postres que cocinan en casa.

Alicia Rodríguez (Ferrol, 52 años) está detrás del nacimiento de la página de Facebook que las ha llevado, como quien dice, al estrellato de la repostería. «La sencillez de la receta es lo que predomina, no nos complicamos a hacer florituras como los grandes pasteleros. Con tres o cuatro ingredientes ya se hace, siempre con toque personal», valora Alicia. La idea surgió cuando vio que la gente «quería continuamente las recetas». «Oye, ¿me pasas la receta?», les decían cuando, a la hora de la merienda en la Casilla, empezaron «a traer dulciño» para acompañar el café.

ESTEVO BARROS

Poco a poco, lo que al principio era subir una foto normal con la receta, fue evolucionando en algo mucho más cuidado, en parte gracias al trabajo de Lucía Sigler (Ferrol, 27 años), la hija de Alicia, que se encarga de lo que tiene que ver con Internet. Como hubo tanto éxito, añadió a la página de Facebook el grupo Lambonadas de Galicia, donde cualquiera puede compartir sus preparaciones, y una página web con el mismo nombre. Ahora mismo, sin ningún tipo de ánimo de lucro, gestiona varias redes sociales y cada vez cubre más territorio, con reacciones incluso en Sudamérica. «La clave es que todo está muy bueno con una elaboración sencilla», comenta la joven, que valora que las mujeres «se salgan del tópico de amas de casa y sean emprendedoras».