Salsas ourensanas con las que potenciar el sabor del pueblo

María Doallo Freire
María Doallo OURENSE

NARÓN

MIGUEL VILLAR

La Carnicería de Pueblo se alía con A Factoría do Lume y sacan seis condimentos y salsas

19 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No hay nada que combine mejor con la carne que un buen aderezo con el que potenciar su sabor y su calidad. Lo saben bien Lois Alarcón, de la ourensana Carnicería de Pueblo, y Joaquín Pérez, al frente de la pequeña empresa de Narón especializada en picantes, A Factoría do Lume. Juntos acaban de mezclar sus grandes especialidades para conseguir las especias y salsas dePueblo. Como ocurre hoy en día, todo surgió a través de Instagram. «Seguímonos nas redes e démonos de conta de que os nosos proxectos tiñan moitos puntos en común. Os dous somos moi de pobo e queriamos pór en práctica esa forma de traballar típica da aldea, a de atopar as sinerxías e apoiar e axudar ao veciño», dice Lois. «Fue amor a primera vista, los dos estamos siempre argallando y pensando en cómo crecer y mejorar nuestros negocios. Colaborar con personas con las que compartes valores es la mejor forma de crear productos nuevos, diferentes y maravillosos», apunta Joaquín.

Las combinaciones que han elaborado se dividen en tres bloques con dos propuestas en cada uno. El primero es el especial para carnes, en el que están su propia versión del chimichurri, la Churrasca; y la salsa Toxo, que es picante y con un toque ahumado, ideal también para pescados, asados o hamburguesas. Hay otro bloque para patatas y otro para ensaladas.

Además de carne también sazonan patatas y ensaladas

Estos dos emprendedores, Lois y Joaquín, afirman que con este proyecto quieren potenciar también el sabor del rural gallego, con ingredientes de toda la vida mezclados con algunos nuevos. Han sacado dos sazonadores pensados para aderezar patatas. El De Lugho, que es una mezcla de especias y de hierbas, entre las que están la albahaca, el orégano, el perejil, el ajo o un combinado de pimientas. Y La Chavasqueira, que tiene un toque picante y por la pimienta da un color rojizo a las patatas. «Chámase así porque é coma o sol da Chavasqueira, pica e faite pór colorado», bromea Lois. Para ensaladas proponen Carozos de Pueblo, una mezcla crujiente de semillas de sésamo tostadas con especias, perfecta también para aderezar el aguacate. Y el Xestas, que es un vinagre de sidra de manzana con un leve toque picante, como el de casa.

Del pueblo a la mesa

María Doallo

Lois Alarcón abrió las puertas de su propia carnicería el 23 de enero del 2019. «Volví de un viaje a Bali con mucha paz interior y al incorporarme al trabajo -era carnicero en un supermercado- me estresaron tanto que lo dejé. Proveedores, amigos y familia empezaron a animarme a abrir mi propio establecimiento y aunque en un principio no quería, aquí estoy». Lo cuenta feliz y orgulloso de su pequeño local. Carnicería de Pueblo está en el número 14 de la calle Reza y su producto ya ha conquistado a todo el barrio. No es de extrañar, Lois, y su compañero Sebastián Fernández, venden carne a pequeña escala, escogida al detalle por su procedencia y por su calidad y aún encima su negocio quiere estar tan implicado con la ciudad que hasta lleva por emblema la boina de O Carrabouxo. «Siempre quise montar una carnicería a mi gusto, aplicando todo lo que me enseñaron mis padres, mis abuelos o mis tíos sobre este negocio -proviene de una familia de carniceros del Ribeiro- y captando la esencia de la tradición, del negocio pequeño de pueblo y de Ourense, por supuesto», afirma. Le salió bien. Con su empresa, se preocupa también de apoyar el deporte de la provincia, especialmente el femenino: «Yo veo a personas, no a hombres ni a mujeres y estas chicas son deportistas excepcionales». Ahora apuestan por las hamburguesas caseras, con 33 variedades distintas. De zorza con queso San Simón, de ternera con tetilla, de pollo, ajo, perejil y pan de maíz o incluso veganas. Porque sí, la mujer de Lois no come carne: «Es el colmo -se ríe-. Y además fue una de las que más me impulsó a abrir». Recogen sugerencias de nuevas creaciones de sus clientes, a los que sirven incluso a domicilio y lo hacen en bicicleta. Traen el pueblo a la ciudad cuidando hasta el más mínimo detalle y ¡qué bien sabe!

Seguir leyendo