Las aulas abren sus puertas a la ópera

M. Aneiros / A.U. FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

Paula Quiroga

Veintiséis docentes aprenden a trabajar con una innovadora metodología didáctica basada en guiar a los niños para que creen piezas de teatro musical

07 feb 2019 . Actualizado a las 18:34 h.

La sala de ensayos del Teatro Jofre de Ferrol acoge durante estos días a una nueva compañía de teatro musical que representará su primera y única obra este viernes a las 15.00 horas. No hay actores, ni músicos, ni guionistas, ni figurinistas, solamente profesores que, antes de convertirse en directores de los proyectos teatrales de sus alumnos, están ocupando las sillas de estudiantes en las formación de La Ópera Vehículo de Aprendizaje (LÓVA). Se trata de un proyecto educativo que promueve un aprendizaje transversal a través de la creación de una pieza dramática musical. «Se aprenden las mismas cosas y se cumplen los objetivos didácticos porque todos los conocimientos que adquieren los niños están vinculados a una actividad que es importante para ellos» explica Pedro Sarmiento, coordinador del proyecto en España. «Si aprenden a sumar es porque necesita saber cuántas personas van a venir a la representación», ejemplifica.

Mary Ruth McGinn y Peter Hoyle, ambos profesores estadounidenses, son los que se encargan de preparar al profesorado para implementar el proyecto en las aulas desde hace años. «Todo lo que somos en la vida nos lo da la educación que recibimos y debemos apostar por mejorarla», comenta McGinn, que asegura que el programa, además de fomentar la creatividad de los pequeños también les «conecta con el mundo real» porque tienen que «asumir la responsabilidad de su propio trabajo». La totalidad del trabajo que implica la creación de un espectáculo recae sobre los niños. «No hablamos solo del trabajo que hay sobre el escenario, sino de todo lo demás también, como puede ser la promoción o llamar a los medios» relata Sarmiento convencido de que de esta forma «demuestran que son capaces de hacer mucho más de lo que creemos».

Pese a esto, el profesor debe estar preparado para guiar a su aula, evitando controlarla, algo que choca con la forma de trabajo de muchos maestros como Sonia Romero, del CEIP Couceiro Freijomil que afirma que «los maestros solemos pecar de querer dirigir». Lo mismo opina Vanesa Sánchez, maestra del CPI As Mirandas (Ares), que ve como un desafío adoptar ese nuevo rol en el que «no damos ideas, no aportamos nada, solo guiamos para que todo surja de ellos en un clima de respeto y confianza en el que todas las ideas son valoradas».