Adiós a un grande del cine: Muere el actor Sean Connery a los 90 años

A Capela

Coincidiendo con los actos de conmemoración del Día del Medio Ambiente, el 5 de junio de 1996 la Xunta publicó el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del espacio natural de As Fragas do Eume (PORN). Y un año después aprobó el decreto por el que se declaraba de forma oficial parque natural. Y a pesar de que está apunto de cumplirse el veinte aniversario de estas declaraciones, el parque continúa careciendo de un documento esencial, el Plan Reitor de Usos e Xestión (PRUX), que marcará el futuro del entorno, normas y actividades que se pueden llevar a cabo en un bosque atlántico que engloba más de nueve mil hectáreas entre Monfero, Pontedeume, A Capela, Cabanas y As Pontes. Una herramienta que debería haberse redactado dos años después de la declaración según la propia norma y que habría de renovarse cada 5 años, es decir, debería estar en vigor el cuarto.

Se acaban de cumplir cuatro años desde el incendio que calcinó 750 hectáreas del entorno, según los datos de la Xunta 520  dentro de los límites del parque natural protegido y 310 corresponden a zonas de especial importancia medioambiental. Y tras este devastador fuego, la Consellería de Medio Ambiente y la dirección del parque buscaron retomar el proceso e intentar acerar posturas con los vecinos y propietarios de terrenos en este enclave. El documento preliminar se sometió a información pública a principios del año pasado. En este tiempo han habido cambios en la Consellería de Medio Ambiente y en la dirección de Conservación da Natureza que retrasaron el proceso. «El plazo ya pasó largamente, han habido contactos con las nuevas responsables y al menos ahora tienen  buenas palabras, pero de aquellas mesas de trabajo que se hablaron no se ha hecho nada», reconoce Ángeles Pita, responsable de la Asociación Parque Natural del Eume, Naturaleza y Desarrollo, que forma parte de la Xunta Consultiva del parque, integrada por 25 participantes.

Desde la Consellería de Medio Ambiente explican que el documento está en fase preliminar y tras haberse presentado más de mil alegaciones al proceso de información pública, en estos momentos se encuentra en proceso de «revisión técnica interna». Destacan que la intención es buscar el mayor consenso entre todos los colectivos integrados en el parque natural y que se volverá a abrir un nuevo proceso de información pública.

Compensaciones y trabas

Las trabas burocráticas y limitaciones para poder acometer cualquier trabajo en los terrenos sigue siendo una de las principales quejas, además de la falta de compensaciones para los propietarios de estos terrenos privados que ahora dependen del parque. «A administración non vai vir a cortar os toxos nin a limpar. Non poñen máis que limitacións aos prexudicados. Nin que fóramos delincuentes, estannos a tratar como tal», critica Servando Hermida, con terrenos en la zona de A Capela. También se quejan los afectados por el incendio de que nunca se declarase catástrofe y no recibiesen ninguna ayuda a pesar de las repercusiones económicas del fuego. «Hubo muchas pérdidas, se pudo vender alguna madera pero no da nada», lamenta una afectada, Marina Barro.

Gran repercusión turística

Uno de los balances más positivos del parque es la repercusión turística que ha tenido el año pasado, con todos los portales de acceso ya operativos. Según los datos de la Xunta se acercaron más de 150.000 personas, con récord de visitantes en los monasterios de Caaveiro y Monfero.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Diecisiete años de retraso del plan rector de As Fragas