Lo que nos preocupa

José Picado DE GUARISNAIS

FERROL

29 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

A la mayoría de los opinólogos, comunicólogos e influenciadores de la opinión pública (si es que eso existe) les suele importar entre poco y nada lo que de verdad pensamos los españoles. ¿Todos los españoles? Si, todos los españoles. Sabemos lo que pensamos porque en España disponemos de excelentes empresas y organismos dedicados a los estudios sociales que hacen encuestas regularmente.

El CIS, Centro de Investigaciones Sociológicas, es el más importante. Cada mes publica un barómetro sociológico, fiable y válido, en el que pulsa la opinión de muestras representativas de ciudadanos utilizando los procedimientos demoscópicos homologados por los mejores institutos y universidades europeas. De este barómetro los profesionales de la opinión (encargados de llenar y rellenar cientos de páginas y programas en los medios de comunicación) suelen extraer los resultados de dos ítems: la intención de voto y la valoración de los líderes políticos. Con eso ya tienen bastante. Este partido sacaría más votos que en las últimas elecciones pero menos que los que obtenía el mes pasado; los grupos de las derechas no levantan cabeza ante los de las izquierdas; los pactómetros (palabra nacida estúpida para significar un sumatorio de votos) avanzan que ganaría fulánez; la valoración de los líderes demuestra que el político más querido es mengánez, etcétera.

Lo que en realidad pensamos los españoles cuando expresamos, con claridad meridiana, cuáles son los auténticos problemas que padecemos suele ser ignorado. Aquí se lo muestro. En los datos de octubre y en medio del batiburrillo político que vivimos, menos del 1 % (uno de cada cien) citan como principal problema: la Administración de Justicia; inseguridad ciudadana, pensiones, violencia de género, subida de impuestos, falta de libertad, Medio Ambiente, Monarquía, nacionalismos o consumo de drogas. Para menos del 5 % (5 de cada cien) los problemas principales serían: educación, corrupción y fraude, desigualdades, inmigración, estatutos de autonomía, independencia de Cataluña, funcionamiento de los servicios públicos y los extremismos. Aproximadamente el 10 % (10 de cada cien) ciudadanos mencionan los problemas de índole social, la poca conciencia ciudadana y la falta de civismo, como sus principales preocupaciones.