Gabriel Portal Antón


El almirante Portal Antón pertenecía a ese amplio grupo de militares ferrolanos que contribuyeron decididamente desde sus responsabilidades a la construcción de los pilares del Estado, dedicando toda su vida a las Fuerzas Armadas y de los que nos sentimos muy orgullosos los españoles. Desde su ingreso en la Escuela Naval de Marín, Portal Antón fue un militar de formación muy completa y ocupó diferentes cargos en buques de la Armada y altas responsabilidades en la diplomacia militar en el extranjero, con respetada presencia en los correspondientes órganos de decisión internacionales.

Más allá de relatar muchas de sus iniciativas no haría justicia a su memoria retrasando recordar su campaña de capitán general del Departamento Marítimo de Ferrol, donde además de atender a sus obligaciones mantuvo colaboración con su ciudad, con preocupación personal sobre los asuntos sociales que afectaban a Ferrol. Y los que tuvimos la fortuna de tratarle tenemos presente su ocupación por modernizar el Departamento Marítimo, para que fuera la unidad terrestre mejor dotada, igualmente en lo que afectaba a los astilleros o arriesgando su plácet cuando se opuso a cerrar esa Capitanía. Lo hacía en defensa de los principios de su ética impoluta y de su ferrolanidad, a pesar de lo incómodo que le resultó. Pero estaba porque el progreso fuese el progreso de todas las ciudades. Pertenecía a una fundación contra la droga que llevaba su nombre.

Gabriel Portal, con quien he tenido la oportunidad de hablar mucho cuando fui alcalde, siempre me demostró tener un enorme amor por España y un aprecio muy significado por las familias de los militares. Últimamente quedó con los suyos a vivir en Madrid. Cuando venía a Ferrol nos reuníamos un grupo de amigos para hablar de ferroliño -según su peculiar sabiduría- y de su íntima convicción de que la ciudad saldría de esta. O del Racing, del que era socio de honor y acudía a todos los partidos. Era un día mágico para recuperar su ánimo vital. Me cuentan que días antes de morir recibió una llamada de uno de sus mejores amigos, el juez emérito José Luis Aulet. Yo le llamé y me dijo que estaría por aquí por Semana Santa... Pero todo cuanto digamos en recuerdo de Gabriel Portal Antón se resume en una sola frase: era un ferrolano que adoraba su ciudad y un militar con broches de mucha dignidad en su uniforme. D.E.P.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Gabriel Portal Antón