Beatriz resta clientes a las plazas y eleva el precio de algunas especies

Los vendedores lamentan que los anuncios de temporales transmitan el «falso» mensaje de que no hay pescado fresco en los mercados, porque «haberlo, haylo»

Este miércoles muchos puestos de la pescadería de A Magdalena no subieron la persiana debido al temporal Beatriz
Este miércoles muchos puestos de la pescadería de A Magdalena no subieron la persiana debido al temporal Beatriz

ferrol / la voz

«Siempre que por la televisión anuncian un temporal o una ciclogénesis explosiva pasa lo mismo. La gente piensa que no va a haber pescado fresco en la plaza y ya ni siquiera se acercan por aquí, pero como se puede ver, haberlo, haylo, porque aunque gran parte de la flota estuvo amarrada, hubo barcos que sí salieron a faenar». Frente a una nave de Ucha con apenas clientela y muchas persianas bajadas, Niki Loureiro, del puesto Peixes Niki del Mercado Central de A Magdalena, se lamentaba este martes de los efectos que el temporal Beatriz ha tenido en la plaza. «Es la pescadilla que se muerde la cola: la gente ya no viene porque cree que no va a haber pescado y muchas placeras ya ni abren porque no se quieren arriesgar a comprar mercancía y luego no ser capaz de darle salida», comentaba a renglón seguido el vendedor.

A causa del temporal, en el Mercado de Recimil también se notó ayer mucho menos movimiento del habitual, aunque en el mostrador del puesto de Francisco Maceiras lucían hermosos ejemplares de jurelitos, meigas y merluzas y «a los mismos precios que en días pasados».

Eso no sucedió, en cambio, en algunos mostradores de las pescaderías del Mercado de A Magdalena, donde hubo que pagar más por determinadas especies. En Peixes Niki, por ejemplo, el lenguado pasó de 31 a 36 euros el kilo; la lubina, de 20 a 23; y la merluza, de 8,50 a 11. «El pescado menudo también se ha encarecido y los chinchos y el lirio, que estaban a cuatro euros, los tengo hoy a seis», explicaba el responsable del negocio.

En Peixes Niki hubo varios pescados que subieron de precio, como el lenguado, que se vendió a 36 euros, cuando hace una semana estaba a 31
En Peixes Niki hubo varios pescados que subieron de precio, como el lenguado, que se vendió a 36 euros, cuando hace una semana estaba a 31

En Pescados Lanos también subió la merluza (de 8 y 9 euros el kilo, según tamaño, pasó a 11 y 12). Y en O Coruñés, el precio del bogavante se alzó hasta los 40 euros el kilo -cuando la semana pasada estaba a 35-, aunque desde detrás del mostrador María Prin advertía que no se debió tanto al temporal como a un aumento de la demanda. «Mucha gente lo empieza a pedir ya para congelar con vistas a las Navidades, porque sabe que en esas fechas estará mucho más caro».

Además, el temporal tampoco afectó al precio de algunos mariscos, como los berberechos o los mejillones. En la Pescadería Fran, por ejemplo, los camarones estaban ayer al mismo precio que el día anterior (25 euros el kilo). Y en O Coruñés las almejas se vendían más baratas incluso que hace una semana. «Ahora las tengo a 18 y 25 euros el kilo, cuando hace pocos días estaban a 22 y 28», apuntaba María Prin.

En puestos como Pescadería Fran no hubo variaciones de precio y los camarones se vendieron este miércoles a 25 euros, igual que el día anterior
En puestos como Pescadería Fran no hubo variaciones de precio y los camarones se vendieron este miércoles a 25 euros, igual que el día anterior

Eso sí, todos los placeros coincidieron en señalar que Beatriz mermó las capturas. Y mostraron su confianza en que los mostradores vuelvan a estar rebosantes de pescados y mariscos la próxima semana, para cuando también está previsto que las centollas y el buey de mar del país regresen a las plazas, al levantarse la veda que se decretó hace ya cuatro meses. La prohibición de capturar ambas especies se inició el pasado 23 de junio y finaliza el próximo domingo, 11 de noviembre, por lo que el martes ya se podrán poner a la venta en las plazas de abastos de la ciudad.

La demanda de setas se eleva tras una espera provocada por el «veroño»

En el puesto É con til, los boletus edulis de primera categoría se venden estos días a 30 euros, y los de segunda, a 20
En el puesto É con til, los boletus edulis de primera categoría se venden estos días a 30 euros, y los de segunda, a 20

Si la sequía hizo que la temporada micológica no fuese del todo buena en el 2017, la de este 2018 se retrasó en algunas zonas a causa del «veroño». Sin embargo, la llegada de las lluvias ha propiciado por fin las eclosiones y en los puestos del Mercado Central se pueden encontrar ya muchas especies apreciadas en las cocinas.

«Este año ha sido muy raro, porque en zonas como el monte Caxado, donde el nivel de humedad es constante, ya hubo setas desde finales de septiembre, mientras que en el Forgoselo la ausencia de nieblas provocó que tardasen más en salir. Debido a la inestabilidad meteorológica, cada vez es todo más extraño», explica el micólogo Luis Cuba.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Beatriz resta clientes a las plazas y eleva el precio de algunas especies