«Mi boda en el cámping fue increíble»

María Otero, usuaria del Fraga do Eume: «Aquí pasamos nuestro primer fin de semana juntos y volvemos todos los veranos


Cuando María Otero (Betanzos, 39 años) comenzó a repartir unas invitaciones para su boda que emplazaban en el cámping Fragas do Eume hubo muchos allegados que se llevaron las manos a la cabeza. Eso sí, casi todos se quedaron a dormir tras la fiesta y le siguen diciendo que fue una de las mejores celebraciones a la que han asistido.

-¿Cómo surgió la idea de casaros en este cámping?

-Fue el primer sitio en el que pasamos juntos un fin de semana y volvemos todos los veranos, ahora con nuestra hija de nueve años. Mi boda en el cámping fue increíble, porque este sitio es muy especial, en parte por todo lo que lo cuidan los dueños y el ambiente familiar que tiene.

-¿Cómo lo organizaron?

-Alquilamos todos los bungalós y montamos una fiesta allí. Le decíamos a la gente que viniese cómoda, pero nos replicaban ‘¿cómo vamos a ir a una boda en vaqueros?’, así que cada uno vino como quiso, pero todos lo pasaron muy bien. Por la noche, menos mi abuela, se quedó a dormir todo el mundo y al día siguiente no había música ya, pero estaban las mesas y la comida y fue genial. Vamos, que no nos gustaban las bodas con pompa y conseguimos una fiesta muy chula en un ambiente precioso. Volvería a repetir esta experiencia una y mil veces.

-¿Y los invitados?

-La boda fue en el 2013 y muchos me siguen diciendo que no han ido a ninguna igual de bonita y divertida.

-¿Qué posibilidades le ve a un lugar de acampada como este?

-Lo tiene todo a tiro de piedra: si quieres estar en un ambiente tranquilo en el monte y en un bosque maravilloso, estás; si te apetece playa, está cerca; las rutas a caballo, pues también. Nosotros hemos venido con nuestra hija cuando era muy pequeña y estábamos súper a gusto, por eso no dejamos que pase un verano sin pasar un tiempo aquí y el último fin de semana de las vacaciones ya es seguro. Tiene mil oportunidades de pasarlo bien y la zona del Eume es una pasada, creo que se conoce poco para lo que realmente ofrece.

-¿No cambiaría nada?

-Es que los propietarios hacen todos los años arreglos y son un diez como personas y por cómo tratan a la gente. Es un sitio donde desconectas y pasas días muy especiales.

Los cámpings de la comarca se codician para el descanso y hasta para hacer bodas

Bea Abelairas

Los lugares para acampar de la comarca ya están preparados para una temporada que han inaugurado, como casi siempre, los visitantes de otros países. El Fraga do Eume, de Monfero, es el favorito de los campistas holandeses gracias al boca a boca y a que se destaca en publicaciones especializadas

Olga Valado regenta desde hace 25 años uno de los pocos cámpings rurales de la comarca, el Fraga do Eume, que está ubicado en una antigua casa de campo gallega. Así que la palleira se ha convertido en el bar y la finca alberga los espacios para las tiendas o las zonas con once cabañas con capacidad para dos personas algunas y otros hasta para cuatro. Es un refugio en el campo que en verano se llena de familias que desean que sus pequeños correteen libres entre los bosques y se bañen en la piscina. Ahora mismo hay dos parejas de la nacionalidad que más aparece en el libro de registros del Fragas do Eume: la holandesa. «Desde aquí pueden hacer escapadas de todo tipo. De hecho, hoy unos están en A Coruña y otros en la playa», cuenta Olga, la responsable de un espacio que esta semana también albergó a los alumnos de un instituto de As Pontes que combinaron una convivencia con paseos por el bosque.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Mi boda en el cámping fue increíble»