Cuando la cama es el autocar

Los jugadores del Racing de Ferrol viajaron durante toda la noche por carretera para cubrir los 1.006 kilómetros que separan Ferrol de Murcia

El autocar que desplazó a la expedición racinguista a Murcia partió a las nueve de la noche de ayer desde el campo de A Malata.
El autocar que desplazó a la expedición racinguista a Murcia partió a las nueve de la noche de ayer desde el campo de A Malata.

FERROL / LA VOZ

Los jugadores racinguistas, muchos de ellos pertrechados con su almohada, subieron a las nueve de la noche de ayer al autocar que trasladaría a la expedición del Racing hasta Murcia, en donde el domingo se enfrentarán al Real Murcia en la Nueva Condomina. Por delante les quedaba toda una noche de viaje, sin paradas (las obligatorias por la ley para cambiar de conductor o tomar un café) ya que la idea es hacer el viaje de un tirón y desayunar a las nueve de la mañana el hotel murciano Silken Siete Coronas, en donde se alojará el equipo en la capital pimentonera.

Los autocares han mejorado mucho, ya no son los de antes, aunque doce horas en la carretera, más de mil kilómetros (1.006 en concreto), son muchas horas y acaban con cualquiera.

Las películas de vídeo, tradicionales en los viajes en autocar, han dejado paso a los ipad, las consolas o los ordenadores personales que ofrecen nuevas y variadas opciones para distraer el tiempo y acortar el camino. Sin duda, los más afortunados serán los que duerman con facilidad o no se alteren con los ruidos o movimientos propios de un autocar.

A la llegada a Murcia y tras disfrutar del desayuno, el Racing solicitó un terreno de juego para que los jugadores puedan entrenar un poco y estirar las piernas tras el largo y seguro que tortuoso desplazamiento. «A nosotros nos toca algo parecido dos veces al mes», comentaba Aira, el entrenador de los murcianos, a la hora de comentar si el Racing podría jugar algo mermado físicamente tras el largo desplazamiento.

Si no hay imprevistos en el viaje, el entrenamiento está marcado para las diez de esta mañana en el terreno de juego municipal Ceutí que es de hierba artificial.

A las doce de esta mañana finalizará el entrenamiento y los jugadores podrán dar un paseo antes de la comida, prevista para las dos de la tarde.

Manolo García les ha dado la tarde del sábado libre para que los jugadores pueden echar una siesta, relajarse en sus habitaciones o dando una vuelta por la ciudad, ya que la cena la tienen prevista a las nueve de la noche.

El regreso a casa

La vuelta a Ferrol será igual o incluso más dura si se pierde el partido, ya que los jugadores le darán vueltas a las distintas jugadas del partido. Tras jugar con el Real Murcia el equipo iniciará el regreso a casa, aunque en esta ocasión se hará una parada en un área de servicio, muy cerca de Albacete, para cenar y posteriormente continuar hacia Ferrol a donde llegarán sobre las nueve de la mañana del lunes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Cuando la cama es el autocar