Los bicos, una dulce tradición

Reportaje | La cara gastronómica de la celebración La escuela de hostelería de Pontedeume elabora desde hace más de una década por encargo de los restauradores los pastelillos con forma de corazón típicos de las Pepitas


ferrol

?s ya una tradición dentro de la tradición más ferrolana. Las mujeres de la ciudad, a las que las rondallas cantan la víspera de San José, reciben también durante esa jornada un obsequio muy especial: los bicos, que elaboran cada mes de marzo los alumnos de la Escuela de Hostelería de Pontedeume.A mediados de los noventa, el entonces presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Ferrol y Comarca, Francisco Rivera, se puso en contacto con el centro formativo eumés con el encargo de diseñar un dulce para las Pepitas que sirviese para repartir en los bares y restaurantes el 18 de marzo. «Foi unha maneira de contribuir con esta festa», explica Carlos López, secretario de la entidad. Elena Peleteiro, profesora de pastelería en la escuela en aquellos años, recogió el guante, y se puso manos a la obra en la confección del pastelillo. Su criatura tuvo éxito y buena prueba de ello es que hoy en día son los propios ferrolanos los que piden el dulce en la víspera de San José. Los bicos tienen forma de corazón y están confeccionados con «un bizcocho de cacao, relleno con crema de naranja, con cobertura de chocolate negro, decorado con rayado de chocolate balnco y una perlita de azúcar», explica María Arribí, profesora en la escuela eumesa. Durante toda esta semana, ella y sus alumnos del ciclo medio de pastelería han trabajado incensantemente la receta. Tanto que ayer terminaron de elaborar los 3.000 pastelillos que les encargó para la ocasión la Asociación de Hostelería. En total, por las manos de los estudiantes y su profesora han pasado 50 kilos de naranjas, otros tantos de cobertura de chocolate; 25 kilos de azúcar, cinco de maicena, dos de cacao y 300 huevos.?Totalmente artesanal«Es un trabajo totalmente artesanal, en el que utilizamos materias primas de primera calidad», explica María Arribí, quien aprovecha la semana de elaboración de los típicos pastelillos para acercar a sus alumnos a los entresijos de la tradición ferrolana. Muchos de los estudiantes proceden de distintos puntos de la comarca y desconocen por completo en qué consiste la noche de ronda más larga de Ferrolterra. De hecho, la propia profesora admite que conoció a través de los pequeños dulces la tradición musical de la víspera de San José en Ferrol.Los bicos están ya en poder de la asociación de hosteleros. «Cada socio di cantos vai querer e paga os seus, que logo reparte entre os seus clientes», asegura Carlos López. Los restauradores están más que satisfechos por los resultados obtenidos con la iniciativa gastronómica que ya supera la década de vida y que está estrechamente ligada a las Pepitas.ComerciantesEste año, también los comerciantes del casco histórico ferrolano quieren contribuir a relanzar esta fiesta. El Centro Comercial Aberto A Magdalena ha encargado mil unidades, con las que agasajarán a los ferrolanos.Dos azafatas contratadas por la asociación gremial que preside Víctor Izaguirre repartirán durante toda esta tarde los típicos dulces por las calles y los establecimientos comerciales de la zona centro de la ciudad, como prolegómeno de la fiesta, y para incentivar una tradición que cada año reúne a miles de ferrolanos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los bicos, una dulce tradición