El adiós a Mela la Carbonera


?anuela Balbina Válcárcel Luaces, Mela la Carbonera, será enterrada a las cinco de la tarde, en Catabois. La única niña de seis hermanos, fue obrera desde los 11. Hija de un histórico anarquista portuario, la muerte de su padre la marcó de forma indeleble. La huella ácrata de su educación siempre traslucía. En mayo de 2001 aparecía en un reportaje en estas páginas sobre las mujeres carboneras, aquellas que cargaban los barcos en largas hileras, con capazos de 30 kilos de hulla sobre sus cabezas. «Trabajé como un hombre», comentó, con la dignidad de quien se gana la vida con sus manos. Mezclaba la conversación con versos populares. Éste era uno: «Aunque pobre/no bajo a cualquier fuente a beber/la quiero clara y corriente/si no me muero de sed». Pero su celebridad procede del 10 de marzo de 1972 cuando encaramada a un camión en la plaza de España, ya con los muertos en As Pías, arengó a las masas a seguir adelante. Luego encabezó el piquete que cerró los mercados de la ciudad. Nacía el mito. «¿Qué iba a hacer si estaban disparando contra los obreros?» Su compañero, Rogelio, era trabajador de Bazán. Ella aparece en el Proceso de los 23, de célebre Tribunal de Orden Público (TOP) disuelto por la Constitución. Con 52 años fue a prisión donde terminó de aprender a leer, ayudada por otras presas políticas. Su lucha estuvo ligada al nacimiento de CC.?OO. y a un anarco-comunismo ideológico herencia de padre y madre. Acabó su vida activa como pescadera en el mercado de las Casas Baratas. Hace más de quince años, la muerte de un hijo puso un rictus de tristeza en aquella cara alegre y de mirada aguda e inteligente. Mela nunca volvió a ser la misma.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El adiós a Mela la Carbonera