Redes eléctricas e inteligencia artificial

Fernando Suárez

FAI GALICIA VERDE

El CECRE de Red Eléctrica es el único capaz de controlar todos los parques eólicos de un mismo país |
El CECRE de Red Eléctrica es el único capaz de controlar todos los parques eólicos de un mismo país | BENITO ORDÓÑEZ

05 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En la actualidad, las redes eléctricas están compuestas por una compleja red de equipos que van desde los de generación de la energía a los de transporte y distribución y los de consumo. A estos se unen los equipos encargados de la protección y control de toda la infraestructura y operativa, que entre otros asuntos se encargan de la predicción de la demanda de energía, la programación de la generación de la misma para satisfacer la previsión de demanda, gestionar en tiempo real la información del estado de la red, así como evaluar el nivel de seguridad y ajustar la operación para satisfacer los niveles definidos de confiabilidad.

 Adicionalmente, la energía eléctrica no es susceptible todavía de ser almacenada en grandes cantidades, por lo que hay que establecer los mecanismos adecuados para ajustar la generación a la demanda existente en cada momento. Tradicionalmente, todas estas tareas se gestionaban con herramientas clásicas, unidas a la propia experiencia de los operadores de los centros de control. Pero la evolución del servicio, con demanda creciente en términos de disponibilidad, tamaño y complejidad de las redes, nuevos retos, como los asociados a los vehículos eléctricos o la liberalización del mercado, han despertado el interés en el uso de técnicas basadas en IA para un nuevo modelo de gestión.

En la actualidad, existen tecnologías digitales que generan, almacenan y procesan ingentes cantidades de datos, como los que se generan en los sistemas energéticos, que todavía no están siendo infrautilizados. Algunas de estas, como IoT (Internet de las cosas) o big data, se pueden combinar con técnicas de aprendizaje automático basadas en inteligencia artificial, para explotar estos datos, convirtiéndolos en información y conocimiento, que permitan desarrollar modelos predictivos del comportamiento de la red para mejorar su funcionamiento.