Vemos la basuraleza que nos rodea, pero, ¿actuamos?

El II Informe sobre «Actitudes frente a la basuraleza» muestra la percepción, y las decisiones, de los encuestados sobre la basuraleza


Redacción

Ante la basuraleza, acción ciudadana. Así queda demostrado en en el II estudio sociológico sobre las «Actitudes frente a la basuraleza», un estudio elaborado en el marco del proyecto LIBERA. 5.000 encuestas después, se muestra cómo la reacción del 46,1 % de la población al ver la basura en parajes naturales no es otra que recogerla. Recogerla dejando de lado el hecho de que no es suya. Una cifra que aumenta respecto al año pasado, cuando se situaba en un 42,3 %.

Pero los datos recogidos no dejan de ser positivos. Y es que un 33,8 % reconoce haber llamado la atención a aquella persona que ha tirado el desecho. A pesar de que un 3,3 % afirma que lo denunciaría ante las autoridades pertinentes, la sombra la pone un 14,3 %. El porcentaje que corresponde al número de personas que, alegando que no se trata de su responsabilidad, no recogerían el residuo.

Analizar las actitudes y decisiones de la sociedad en todo aquello relacionado con los residuos es el fin último de la encuesta. Una encuesta que, además, se centra en los sentimientos. Más concretamente en aquellos que surgen cuando se ven residuos en la naturaleza. De este modo, se expone cómo es la vergüenza el más repetido entre los encuestados (50,9 %). La pena (50,3 %), la rabia (45,3 %) o la impotencia (40,4 %), fueron igualmente los otros mencionados.

Estos estudios muestran el principal, y por lo tanto más común, motivo por el cual la sociedad considera que se tira basura en la naturaleza. Y el más repetido no deja de ser inquietante: la despreocupación por el medioambiente (76 %). Aunque, a mayores, también son dignos de mención la comodidad (58,8 %) y la pereza (50,8 %). Dos aspectos igualmente alarmantes, que no dejan de ser una llamada de atención a la población.

Entre todo este mar de datos, no se puede quedar atrás el importante efecto llamada. Un efecto que provoca un aumento de residuos en una zona ya de por sí invadida. Un efecto respaldado por el 28,3 % de los encuestados.

La basuraleza. Un término muy a la orden del día. Un término muy conocido por todos. Pero, ¿qué sabemos más allá de su mero significado? Las razones por las que la gente prosigue depositando basura en los enclaves naturales parecen claras. La falta de recursos, y la escasez de contenedores en dichos entornos. Campo, montaña o playa. Poco parece importar el lugar. Algunas soluciones se pueden sustraer del informe. De igual modo se apunta cómo el aumento del consumo y la masificación en determinadas zonas turísticas, podrían explicar su presencia.

 La concienciación, en aumento

La percepción individual frente a la colectiva. A pesar de que el 49,5 % de los encuestados afirma estar bastante concienciado en las tareas de cuidado del entorno que les rodea, tienen algo claro. Y es que consideran que el resto de la sociedad está poco concienciada (38,7 %) o algo concienciada (42 %).

«Paso a paso, la sociedad española empieza a ser consciente de las consecuencias que tiene el abandono de residuos. La implicación de cada uno de nosotros en el cuidado del planeta es esencial para poner fin a la basuraleza». Sara Güemes, coordinadora del proyecto LIBERA en Ecoembes, deja patente las sensaciones adquiridas tras la finalización de la encuesta. 

Por su parte, Miguel Muñoz, coordinador del proyecto de LIBERA en Ecoembes, mira al futuro a través de un posible camino abierto por el estudio: «Las conclusiones nos dan pistas para seguir trabajando en la lucha contra la basuraleza». Reconoce que, desde que se ideó el proyecto, tuvieron claro la clave para lograr el objetivo. «Implicar a la sociedad y hacerla partícipe». Dos aspectos fundamentales para tratar de solucionar una situación a la que ya podemos llamar catástrofe natural.

¿Sabes qué es la «basuraleza» y cómo luchar contra ella?

M. Ballesteros

El Día del Medio Ambiente se conmemora este martes 5 de junio en todo el mundo con la contaminación de los plásticos en el punto de mira. Para combatir su presencia en la naturaleza se han organizado por todo el planeta limpiezas y recogidas de residuos en espacios marinos y terrestres. En Galicia, por el momento, están previstas cinco acciones este mes

La lucha contra los plásticos, la batalla a la que se dedica este año el Día Mundial del Medio Ambiente, viene avalada por decenas de datos contundentes, como los 500.000 millones de bolsas que se usan cada año en el mundo, los, al menos, 500 años que tarda en desintegrarse una botella de plástico o los ocho millones de toneladas de basura que van a parar todos los años al mar, pero la realidad trae a veces imágenes mucho más poderosas y dramáticas que las cifras; instantáneas que convierten en imperiosos los llamamientos a poner fin a la proliferación de este tipo de residuos. La última difundida por los medios de comunicación se ha producido hace solo unos días en Tailandia, donde una ballena piloto murió a causa de una obstrucción intestinal provocada por las bolsas de plástico que alojaba en su interior: antes de morir expulsó cinco entre espasmos y la autopsia reveló que tenía 80 en el estómago. «El mensaje de este Día Mundial del Medio Ambiente es simple: rechaza el plástico descartable. Si no puedes reusarlo, rehúsalo», es el lema que la ONU pone en boca de su secretario general, António Guterres, para este martes 5 de junio, fecha en la que se conmemora desde 1974 esta iniciativa medioambiental impulsada por Naciones Unidas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Vemos la basuraleza que nos rodea, pero, ¿actuamos?