Este teléfono es un todoterreno

Javier Armesto Andrés
Javier Armesto REDACCIÓN / LA VOZ

EXTRAVOZ RED

El CAT S60 es una «rara avis» en un mercado plagado de terminales muy parecidos. Aguanta caídas desde 1,8 metros e inmersiones a 5 metros de profundidad, e incorpora una cámara térmica capaz incluso de penetrar cortinas de humo. Con él nos sentimos poderosos.

25 jun 2017 . Actualizado a las 04:00 h.

Llegar a una reunión y poner sobre la mesa un móvil como el CAT S60 impone respeto. No es habitual ver -en estos tiempos en los que el resto de marcas están enfrascadas en una carrera por la delgadez extrema- un terminal con 12,6 milímetros de grosor y 223 gramos de peso, que además luce una visible joroba en su parte superior. Este abultamiento alberga la cámara térmica desarrollada por el especialista FLIR, y que convierte el CAT S60 en el primer smartphone que lleva esta tecnología integrada.

CAT es el acrónimo de Caterpillar, una corporación de Estados Unidos, con sede central en Peoria (Illinois), que es el mayor fabricante mundial de maquinaria para la construcción. A través de Bullitt Group (con sede en Reading, Inglaterra, y que también es licenciataria de Kodak y Land Rover para móviles y periféricos) ha lanzado una línea de teléfonos celulares que se distinguen por su aspecto robusto y sus cualidades todoterreno.

El S60 es la estrella de la gama, con un diseño pensado para resistir casi cualquier tipo de circunstancia, desde caídas desde una altura de 1,8 metros a inmersiones acuáticas a 5 metros de profundidad durante una hora. El terminal está completamente sellado y en su grueso marco de aluminio alberga cuatro botones -el home, los dos de volumen y uno de color amarillo (el corporativo de CAT) cuya función se puede personalizar-. Un quinto botón, de color rojo y para conectar con servicios de emergencias, se oculta bajo una tapa con cierre hermético, al igual que la conexión USB y el puerto de 3,5 mm. para auriculares.