¡Saca los puños!

La Gran N ha vuelto a expandir sus horizontes y busca consagrarse entre los aficionados a los juegos de lucha con dos lanzamientos de alcance con apenas semanas de diferencia. «ARMS» y «Ultra Street Fighter II» apelan a la innovación y la nostalgia para que la nueva consola de Nintendo aguante perfectamente las embestidas del resto de compañías en este género.

.

El mundo de los videojuegos y la lucha han estado vinculados desde las primeras máquinas recreativas. Los títulos de combates han conseguido perdurar en el tiempo y mantener sus cotas de mercado basando su éxito en la diversión y partidas con ritmos frenéticos. En la actualidad, no hay distribuidoras que no lancen al mercado al menos un juego por generación.

Sin ir más lejos, estas últimas semanas han llegado dos títulos de gran prestigio a los estantes de todo el mundo. Se trata de los videojuegos multiplataforma Injustice 2 ?en el que controlamos a un amplio abanico de personajes del universo DC, como Superman, Batman o Linterna Verde? y la séptima entrega de Tekken, con casi veinte años de éxitos a sus espaldas. Con este ritmo de lanzamientos, se puede comprobar que los usuarios de cualquier consola están bien surtidos en el género. Pero si había una empresa en la que últimamente eran escasas las propuestas combativas esa era Nintendo. La Gran N ha hecho borrón y cuenta nueva con la salida al mercado de Switch y está decidida a apostar por títulos de lucha innovadores y otros que apelen a la nostalgia de aquellos que derrochaban la paga en máquinas recreativas o soplaban los cartuchos de la Super Nintendo para disfrutar de unos increíbles 32 bits. Por todo ello, la compañía japonesa ha lanzado con escasas semanas de diferencia dos títulos para los amantes de la lucha. ARMS y Ultra Street Fighter II: The Final Challengers enriquecen y nutren el todavía limitado catálogo de Switch.

Una nueva marca

ARMS supone, sin duda, el nacimiento de una nueva marca en Nintendo. La propuesta busca consagrar un arcade que enganche por sus divertidas contiendas, muy impredecibles y diseñadas para todo tipo de controles. Uno de los aspectos que más se ha destacado tras el lanzamiento de ARMS es la limitación de contenidos iniciales. Si bien es cierto que es una práctica habitual en este tipo de títulos de la Gran N -pasó algo similar con el primer Splatoon y, con el tiempo, se fue nutriendo de actualizaciones-. Apenas una decenas de luchadores conforman el elenco de este título, cuya principal particularidad es el control de los puños de estos personajes ?totalmente personalizables antes de cada partida? y la necesidad de elegir la mejor estrategia para derrotar al adversario. Sobresale el control con los mandos laterales de la Switch, sujetando uno en cada mano y manejando ambos puños del luchador.

A la hora de seleccionar a nuestro personaje, habrá que tener en cuenta sus características. Pese a la escasez del elenco, lo cierto es que cada uno de los boxeadores posee unas cualidades únicas, que nos será muy útil conocer para afrontar la refriega. Los hay que podrán ralentizar el tiempo, planear el escenario, recuperar salud o acumular energía para realizar golpes críticos. En un título de Nintendo no podían faltar elementos aleatorios durante el combate, que pueden influir directamente en el resultado, como reservas de vida o energía.

Un cuarto de siglo después

Ha pasado más de un cuarto de siglo desde que Capcom lanzó al mercado el Street Fighter II original en Super Nintendo. A lo largo de estos 25 años, la compañía ha sabido explotar su excelente sistema de combate en recurrentes revisiones para distintas plataformas. Con Ultra Street Fighter II: The Final Challengers, Switch tiene el honor de contar con uno de esos títulos emblemáticos del género de lucha en su formato más completo.

Pese a tratarse de una remasterización, Capcom ha querido dar la opción a los usuarios de escoger los gráficos con los que jugar: los originales a 32 bits y con una relación de aspecto de 4:3 o unos en alta definición, con texturas adaptadas. En el resto de apartados del juego, las grandes novedades son la inclusión de dos nuevos personajes y un modo en primera persona titulado El camino del Hado. Capcom ha optado por no alterar demasiado una fórmula que lleva funcionando desde sus inicios, con grandes dosis de adrenalina en combates cargados de combos y golpes finales de los de antaño.

Este título está pensado también para ser jugado en compañía, ya que cuenta con un modo de combate dual, en el que nos puede acompañar un amigo en el equipo contra otros dos jugadores. También cuenta con un modo en línea, que promete expandir nuestra última experiencia con SF II.

Votación
0 votos
Comentarios

¡Saca los puños!