La cartelera la haces tú

Con millones de conexiones cada mes en España, las plataformas de vídeo bajo demanda se han convertido en un referente del ocio en miles de hogares. Como un videoclub abierto las 24 horas del día, cada una de ellas se adapta a un tipo de cliente diferente.


Hace cuarenta años, los viernes por la noche en este país se veía Un, dos, tres. Y punto. Porque había dos cadenas, una sola tele en casa, la tableta era una pastilla que se compraba en la farmacia, y lo más parecido a un teléfono inteligente era el zapatófono que usaba Mortadelo. Este domingo de abril de 2016, podemos optar por más de cincuenta canales, uno diferente en cada aparato de la casa, una emisión en directo en el teléfono, o una serie de un catálogo de 8.000 títulos que escogemos en la tablet. ¿Más oferta equivale a más calidad? Al menos, garantiza más libertad para ver lo que queremos, cuando queremos y donde mejor nos venga.

A pesar de los cenizos que se quejan de que la oferta de contenidos es escasa en España, a golpe de clic encontramos un puñado de plataformas que ofrecen series, películas, documentales y programas con acceso desde (casi) cualquier dispositivo. Bienvenidos al videoclub virtual que no cierra nunca. Desde las iniciativas más indies, como Mubi, a las más comerciales, como Wuaki, pasando por las apuestas por la calidad, como Filmin, o el sueño americano que llegó en forma de Netflix. Y a la caza de nuevos clientes, muchas de ellas (Mubi, Wuaki, Netflix), ofrecen ahora mismo un mes de prueba gratis como gancho, para después ofrecer un catálogo de cine y series que va de los 5,99 euros al mes de Mubi a los 8 de Filmin, pasando por los 6,99 de Wuaki y los 7,99 de Netflix. Esto, en las versiones más básicas. Para optar a más contenidos, poder usarlos en más de un dispositivo a la vez y conseguir versiones en HD, los precios suben. Aunque la clave, más allá del precio que cada uno esté dispuesto a pagar (¿es mucho 8 euros al mes por un catálogo de más de 8.000 títulos como el que ofrece Filmin?), está en el tipo de contenidos que cada uno quiere ver.

Millones de visionados

¿Pero cuánta gente se ha sumado a la fiebre del vídeo bajo demanda? Desde Filmin recuerdan que prácticamente ningún competidor hace públicos el número de suscriptores con los que cuentan, por lo que se desconoce la magnitud del mercado. Aunque para muestra, los últimos datos globales ofrecidos por Netflix, con 81,5 millones de suscriptores en todo el mundo. De esta cifra, un 42 por ciento son clientes no estadounidenses. En Yomvi, la plataforma para clientes de Movistar +, el último informe indica que hay un millón de usuarios conectados, con 14 millones de descargas mensuales y más de 25 millones de visionados en sus canales.

Sin atarse a un horario o a un día a la semana. El que marca la cartelera es el cliente, que aprovecha el streaming, esa tecnología que permite ver los programas a demanda y sin descargar, y que explica el bum de las conexiones a Internet en nuestro país.

El vídeo bajo demanda ha llegado para quedarse... tanto, que hasta el Ministerio de Cultura se ha subido al carro y, como una especie de buscador de ofertas de vuelos, ofrece una lista de películas y nos dirige a las plataformas en las que se pueden ver (http://verpeliculasonline.mecd.gob.es).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La cartelera la haces tú