La joya de Chavín

En medio de un campo de Castilla, deformado y oxidado por décadas de abandono, sobrevivía el cuerpo retorcido de este De Dion Bouton carrozado en Galicia en 1924. Puede ser la única unidad verificada de la estirpe de automóviles salidos de la fábrica gallega


La Fundación Jorge Jove llevaba más de diez años en busca de alguna unidad original de la fábrica gallega de José Barro. En ese tiempo había rechazado 27 unidades De Dion Bouton que se creían originales de la empresa de Chavín pero que las indagaciones, una a una, iban descartando. Por fin, tantos años de decepciones tuvieron su recompensa. Un aviso daba la pista de lo que podría ser el santo grial gallego. Algunas características que a primera vista podrían ser identificativas de Chavín, como los guardabarros, diferentes a los construidos en Francia, o una carrocería con soluciones técnicas únicas, se tornaban en realidad cuando la matrícula, el número de motor y el número de chasis certificaban esta unidad como salida de la fábrica viveirense.

El chasis y el motor de esta unidad habían llegado a Chavín desde París en septiembre de 1924, como lo demuestra los trámites de importación sellados en la frontera de Irún. Solo un mes después, que es lo que generalmente se tardaba en construir a mano la carrocería en madera y acero, salía de Viveiro rumbo a Madrid, donde residía su primer propietario. Más tarde, la huella en la DGT nos lleva a su segundo propietario, ubicado en Extremadura, y de ahí, aunque se desconoce cuándo, pasa a su tercer propietario pero ya en tierras toledanas, lugar donde es encontrado en el 2010.

La confirmación de su origen, y también la aparente mínima manipulación de su carrocería, a pesar de sus casi 80 años de existencia, hacían recomendable su compra. Muchas veces ocurre que las diferentes adulteraciones y cambios que a lo largo del tiempo sufren algunas unidades clásicas hacen que pierdan por completo su originalidad y que la restauración pueda ser imprecisa y por tanto de valor cuestionable. Aunque este no era el caso. Se ratificó que tanto el chasis como su propulsor eran los que salieron unidos desde París, algo que generó mayor alegría, dado que este detalle le otorga un valor intrínseco mayor.

A partir de aquí empezaba un trabajo descomunal de recuperación.

Arqueología industrial

Con más de 80 años de existencia, el estado de esta unidad era deficiente. La estimación económica realizada en un primer momento fue multiplicándose a medida que se desmontaba cada pieza. En condiciones normales la restauración de este vehículo hubiera sido inviable, sin embargo su historicidad lo convierte en un patrimonio histórico único e irrepetible, por lo que su recuperación es una labor casi obligada.

Una particularidad única de estos modelos carrozados en Chavín es su estructura de madera realizada por carpinteros de ribera. Expertos artesanos de embarcaciones aplicaban su conocimiento en estructuras marinas a carrocerías automotrices, lo que elevaba la calidad en cuanto a solidez y finura de acabados. Por tanto, la carrocería sería el elemento de especial interés en la recuperación como patrimonio histórico. Esto obliga a realizar un extenso dosier valorativo y fotográfico. Verificar cada corte, ensamble o articulación es esencial. El proceso por el que se optó es tan básico como complejo pero muy eficaz: consiste en construir una plantilla por cada pieza desmontada, se comprueba in situ, se corrige si es necesario para luego pasar a la siguiente pieza a desmontar. Una vez realizadas todas las piezas, son ensambladas. Con este método, la similitud con las medidas originales es casi absoluta.

Chapa

Otra parte esencial en todo este proceso supone la vestimenta de chapa que recubre toda la estructura del auto. El modelado del acero es encargado a personal especializado en procesos antiguos. Golpe a golpe y siempre de forma manual, se dibuja en tres dimensiones la forma final de cada pieza. Un proceso solo al alcance de malabaristas del martillo. Cortes, plegados, soldaduras y por supuesto miles de martillazos conforman el elenco de actores que el maestro utiliza y que son una réplica exacta de lo que sucedía en la fábrica de Chavín hace 90 años.

El chasis y el motor han sido reconstruidos en su totalidad. Cada pieza es verificada, medida y restaurada con los métodos actuales.

Más de tres años han sido necesarios para recuperar las más de 3.000 piezas que componen este rompecabezas. Un proceso complejo en el que se ha construido casi el 99 % de la carrocería; en definitiva, un trabajo solo a la altura de expertos artesanos.

Este De Dion-Barro pertenece a una de las mejores colecciones europeas de automóviles que, con algo de suerte, podremos disfrutar todos en breve, ya que será una de las piezas del futuro museo gallego de automoción de la Fundación Jorge Jove. Solo falta por determinar su sede física, aunque una cuestión sí se sabe con seguridad: estará ubicado en Galicia.

El Santo Grial gallego de la automoción

Óscar Ayerra

En Chavín, a 6 kilómetros de Viveiro, un empresario gallego creaba, en 1905, la primera fábrica de automóviles de la comunidad. Construía carrocerías que luego montaba sobre chasis que importaba de Francia. En el 2010, y después de casi dos décadas de búsqueda, la Fundación Jorge Jove lograba encontrar una unidad de aquella fábrica y recuperarla pese a su mal estado

No sabemos qué se le pudo pasar por la cabeza a José Barro cuando decidió crear una fábrica de montaje de vehículos a principios del siglo XX. Teniendo en cuenta el aislamiento geográfico gallego, lejos de grandes ciudades y centros logísticos, y en una Galicia rural basada en la agricultura y ganadería y castigada por una emigración forzosa; es difícil entender cómo le cuadraron los números para emprender esta cruzada. Posiblemente una corriente de entusiasmo por el vehículo de motor que inundaba toda Europa pudo tener parte de culpa.

En 1900, en España solo existía un vehículo por cada 200.000 españoles, una cifra ridícula si la comparamos con los 120.000 vehículos que circulan hoy con los mismos habitantes. Hay que recordar que hace 120 años la automoción en España estaba naciendo, a diferencia de otros países que ya nos llevaban algunos años de ventaja. Por ejemplo, en Francia, a principios de siglo XX, en áreas cercanas a París ya existía un vehículo por cada 500 habitantes. No olvidemos que el país vecino fue un pionero en cuanto a la fabricación de automóviles.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

La joya de Chavín