Obesidad: cómo afrontar la epidemia del siglo XXI

La obesidad y el sobrepeso han alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, triplicando su incidencia en las últimas tres décadas. En torno a 2,8 millones de personas mueren cada año por complicaciones vinculadas a este problema, que no solo afecta a los países más ricos, sino cada vez más a países con ingresos medios y bajos.

.

Qué factores están detrás de los alarmantes datos de la obesidad en la actualidad? Ante todo el estilo de vida, advierten los expertos. El sedentarismo en el trabajo y en el ocio y una escalada en el consumo de calorías diarias, relacionada con un exceso de oferta de alimentación dominada por los productos procesados. Los últimos estudios sobre esta materia realizados por la OMS determinan que a lo largo de la última década el suministro de energía alimentaria ha crecido de manera exponencial en 56 de los 69 países estudiados.

Tiene solución

Pero, afortunadamente, el problema tiene solución. Si bien es cierto que requiere gran implicación del paciente, este cada vez encuentra más respuestas sanitarias en forma de atención global. El doctor Baamonde indica, en este sentido, que hoy en día existe plena conciencia de que la obesidad mórbida es una enfermedad en sí misma, en la que confluyen factores genéticos, educacionales y ambientales.

El tratamiento del sobrepeso y la obesidad abarca desde el cambio de hábitos hasta la intervención quirúrgica, dependiendo de cada caso. Por eso es tan importante el seguimiento personalizado, como indica la doctora Sánchez Bao. La especialista en Endocrinología del Hospital San Rafael sitúa en primera línea el cambio de dieta y la actividad física a través de un programa de ejercicio adaptado. Además, señala que «la mayoría de los pacientes se benefician de sesiones de apoyo psicológico durante el proceso de adaptación a los nuevos hábitos». Dentro de la Unidad también está incluido el programa desarrollado por fisioterapeutas para marcar pautas de ejercicio e información sobre actividad física sostenida y paralela a cualquier tratamiento que se realice.

El segundo paso, siempre por indicación del equipo médico, es la intervención bien quirúrgica o no quirúrgica, en función de la gravedad y la persistencia del problema. El doctor David Carral, especialista en Aparato Digestivo del Hospital San Rafael, señala que mediante endoscopia digestiva se pueden realizar tratamientos mínimamente invasivos sin necesidad de ingreso y con rápida recuperación. Están indicados en pacientes en los que la dieta ha fracasado, con el objetivo de facilitar el cambio de hábitos y estilo de vida necesarios para corregir su tendencia al exceso de peso.

Recuerda el doctor Carral que «los mejores resultados de pérdida de peso mantenida y modificación del estilo de vida tras estas técnicas se consiguen con un seguimiento multidisciplinar como el que proporciona nuestra unidad».

Si embargo, hay casos en los que el quirófano se convierte en la alternativa más eficaz. De hecho, recuerda doctor Iván Baamonde, especialista en cirugía bariátrica, que solo el 5% de los pacientes con obesidad mórbida puede perder el suficiente peso de forma mantenida en el tiempo mediante ejercicio físico, dieta y tratamiento médico. En esos casos, la cirugía no solo permite conseguir el objetivo de pérdida de peso, sino también la remisión o incluso la desaparición de las enfermedades vinculadas a este problema.

El doctor Baamonde explica que todas las técnicas empleadas por el equipo de cirujanos de la Unidad de Tratamiento de la Obesidad del Hospital San Rafael son mínimamente invasivas, tanto mediante cirugía laparoscópica como robótica. La menor agresividad de la operación es fundamental para reducir los riesgos asociados a la cirugía y permite pasar menos tiempo hospitalizado y en proceso de recuperación.

Votación
21 votos
Tags
Comentarios

Obesidad: cómo afrontar la epidemia del siglo XXI