Cuando ir al gimnasio deja de ser una tortura

Las actividades en grupo se han convertido en una eficaz alternativa para sortear la monotonía, la causa más frecuente de abandono en los centros deportivos, y cumplir con ese recurrente propósito de año nuevo que es hacer ejercicio y mantener hábitos saludables.

Cuando ir al gimnasio deja de ser una tortura Las actividades en grupo se han convertido en una eficaz alternativa para sortear la monotonía, la causa más frecuente de abandono.

Como en el cole, el abandono es la principal causa de fracaso. Cada primera semana de enero, los gimnasios y centros deportivos gallegos se abarrotan de nuevos usuarios provistos de buenos propósitos. Esos que brotan con el año entrante. Ocurre que, con el paso de los días, ese furor se desvanece a causa del tedio. Que sí, que es cierto: las pesas, la cinta o la elíptica son más aburridas que contar hormigas. Un buen remedio para no sucumbir al sofá después de dar el paso de hacer deporte, según quienes saben de esto, son las actividades de grupo: zumba, ciclo, camas elásticas, clubes de running, crossfit... La oferta a día de hoy es interminable.

 Delio Arias, director del gimnasio CSC, en A Coruña; Lorena Díaz, directora de los centros Sala 5, en Viveiro; Nacho Rebollo, codirector del centro deportivo municipal de Sanxenxo... Todos coinciden en que las actividades de grupo resultan útiles para esas personas cuya fuerza de voluntad tiende a flaquear. «Una amiga, el vecino... Esa persona con la que te apuntas a esas actividades al principio ayuda mucho a coger el hábito -argumenta Rebollo-. Con el paso de las clases ya es el grupo el que tira del alumno porque la gente va cogiendo confianza».

José Manuel Luna, copropietario del centro deportivo coruñés Sens Bo, reconoce que las clases de ejercicio funcional con varios alumnos resultan muy atractivas para paliar el abandono e introduce otra variable para estos usuarios que necesitan un estímulo extra: el entrenamiento personalizado. «Son dos vías para no caer en la tentación de dejarse ir», detalla.

Rebollo pone en valor los avances en la metodología de entrenamiento. La mayoría de estas actividades combinan hoy trabajo de fuerza y de resistencia, con lo que la prevención de lesiones y la mejora funcional en el día a día del usuario crece de forma exponencial.

La variable mental, en cualquier caso, representa quizás el elemento clave. En las actividades colectivas, los participantes se entretienen más que corriendo en la cinta o levantando pesas, interactúan entre ellos y eso genera un espíritu coral que contribuye a atenuar el abandono. Lo sintetiza con precisión Delio Arias: «Si te diviertes no lo dejas».

CAMAS ELÁSTICAS

SALA 5 (VIVEIRO)

Uno de sus vídeos, bailando una muiñeira sobre camas elásticas para conmemorar el último Día das Letras Galegas, se convirtió en viral. Lorena Díaz, la directora de los centros Sala 5 en Viveiro y Burela, es la impulsora de esta actividad que arrasa en A Mariña lucense. «Non hai impacto no chan e as articulacións non sofren. Queimas moito e tonificas abdominais e todo o tren inferior. Metemos tamén unhas pesas para traballar os brazos e demais polo que é moi completa». Díaz admite que las actividades funcionan porque se genera buen ambiente.

IRON INDOOR

CORUÑA SPORT CENTER (A CORUÑA)

.

Propósito. Esa es la palabra mágica a la que aluden en el CSC de A Coruña para explicar en qué consiste el Iron Indoor, una actividad más participativa que competitiva al alcance de todo tipo de perfiles: mujeres y hombres de cualquier edad. Básicamente, la disciplina consiste en varios ejercicios de fuerza, estabilidad y flexibilidad en la que el usuario compite consigo mismo moviendo su propio cuerpo. «Eres tú mejorando», detalla Delio Arias, el director del gimnasio. Al realizar cada ejercicio durante un intervalo de unos segundos (dominadas, sentadillas sobre bosu...), se logra una marca que supervisan los monitores del centro y se incluye en un ránking que distribuye a los deportistas por grupos en función del rendimiento: bien, excelente, sobresaliente... La idea de este entrenamiento funcional es cambiar un tanto la vuelta al gimnasio tras las fiestas y optimizar todos los grupos musculares mientras que la persona se autoevalúa y, de alguna forma, se reta a sí misma.

CLUB DE RUNNING

METROPOLITAN VIGO

.

El running no se baja del podio en lo que a número de seguidores se refiere. Hacerlo en grupo es una opción que siempre anima y se ha convertido en un método efectivo para no desfallecer en los momentos más bajos. En el gimnasio Metropolitan de Vigo, como explica su coordinador Ángel Costas, hacen una planificación mensual y realizan la actividad tres días a la semana. Realizan calentamientos específicos porque el correr no es solo salir a correr; y completan con pequeños circuitos de tonificación, series... Eso sí, cada uno a su ritmo.

LINDY HOP

ALFAIA DANZA (SANTIAGO DE COMPOSTELA)

.

La fiebre del swing ha llegado a Galicia con algo de retraso, pero pegando muy fuerte. En Santiago y Vigo hay escuelas que imparten clases de esta disciplina, que tiene como principal ventaja que es un baile muy social. «No es un baile serio, es informal, no importa con quien bailes, pero siempre conoces gente», explica Lucía Cameselle, profesora en Alfaia Danza. Además, puede practicarlo todo el mundo porque no es complicado. Eso sí, es enérgico y muy divertido. En Santiago, los miércoles hay cita nocturna para practicar en el pub Riquela.

YOGA

KARMAH- YOGA (LUGO)

En el centro KARMAH Yoga & Meditación de Lugo se realizan un sin fin de actividades para que cada persona encuentre la que más se adapta a sus preferencias y posibilidades físicas. Entre ellas se encuentra Hatha Yoga, que ayuda al practicante a obtener el control sobre las funciones de su cuerpo físico, convirtiéndose en su propio profesor. Normalmente la mente consciente sabe poco de lo que pasa por debajo del nivel de la consciencia. Un deporte para ejercitar mente y cuerpo.

ROCÓDROMO Y PRUEBAS OCR

LA CAJA GYM (OURENSE)

El auge de las carreras de obstáculos, al estilo OCR o Spartan ha dado paso otro tipo de preparación física, que entronca casi de modo directo con los gimnasios «crossfit. En San Cibrao das Viñas, los habitantes de la capital ourensana y alrededores encontraron una nueva instalación con circuitos dignos de cualquier Ninja Warrior televisivo, incluido un rocódromo para practicar la escalada. Y por si fuera poco, los niños también disponen de clases de «crossfit» adaptadas a su edad, para que ningún miembro de la familia se quede en casa, abusando de las horas de sofá.

Votación
6 votos
Comentarios

Cuando ir al gimnasio deja de ser una tortura