«En estas montañas habita la felicidad»

¿Por qué la Unesco ha declarado como patrimonio de la humanidad hace unos días los caminos Primitivo y del Norte?


Las guías turísticas han apodado a Buthán, en el Himalaya, como el Reino de la Felicidad. Pero mucho más cerca, aquí en Galicia, hay otras montañas donde algunos de los peregrinos que las han recorrido dicen haberla encontrado. No son unas cumbres tan altas como aquellas, pero son capaces de elevar al que las recorre hasta el nirvana. Y al observar desde lo alto los valles o los frondosos picos verdes que acarician las nubes, más que humano, uno descubre lo que implica ser un pájaro. Basta esa sensación para justificar por qué el Camino del Norte, contemporáneo del Francés, o el Camino Primitivo, la primera ruta a Compostela ideada por Alfonso II el Casto en el IX, merecen ser Patrimonio de la Humanidad. Porque recorriendo los paisajes por los que se deslizan esos trazados abiertos en la Edad Media los humanos recuerdan que son humanos. Vuelven a disfrutar de la naturaleza. Clothilde sabe resumirlo en su dulce francés: «En estas montañas habita la felicidad. Es magnífico. Algo increíble». 

Ha venido de París. Quería pensar y se tomó su tiempo. Esta es ya su quinta semana en ruta. Se puso la mochila en Irún, en el Camino del Norte con la idea de dirigirse hasta Santiago. Al llegar a Oviedo se desvió para tomar el Camino Primitivo. La capital asturiana es donde ambas rutas se unen, la encrucijada en la que los caminantes han de elegir entre continuar guiándose por la brisa del mar que alivia su sudor a lo lejos o ir por la montaña cruzando A Fonsagrada. En el tramo primitivo se encontró a Gabriel Urbina, un joven de Cádiz que estuvo viviendo en el extranjero: «Quería haber hecho el Camino pero cuando venía en vacaciones no podía porque iba a casa. Ahora he vuelto...».

Él avanza más rápido. Ella va más despacio. Pero sus encuentros van intercalándose con los de otros romeros durante los días que dura su peregrinaje. Lo que han visto hasta ahora ha superado sus expectativas: «Esto es mucho mejor de lo que esperaba. El paisaje, la gente que encuentras caminando y la que ves por los pueblos...». A ella le fascina «la naturaleza, las pequeñas aldeas, el trato con la gente... todo».

Los habitantes de la montaña saludan y celebran con alegría la llegada de esos peregrinos que llegan desde Oviedo o Irún. Los primeros llevan bastón para descansar sus años. Los otros para ayudarles a sortear las piedras. Hay un bar-cantina en Parada Vella desde el que los vecinos de esa aldea de A Fonsagrada ven pasar a los peregrinos que recorren el Camino Primitivo. Hace calor, pero la brisa de la montaña inmensa alivia las piernas cansadas. Breda y Martin entran para comprar un zumo grande para beber. No hay. Entonces continuan Camino. Vienen de Holanda y comenzaron a andar en Irún. En el 2002 habían hecho la ruta francesa. Prefieren esta. «El francés es más religioso. Este es más natural. Las flores, los paisajes... todo es tan hermoso», dicen. Y dejan el asfalto para continuar por los caminos de tierra que van sorteando la montaña con rumbo hacia el concello de Baleira. 

La ruta es angosta. Escarpada. Alta montaña. Una pareja de alemanes sube la montaña en dirección a Baleira, el fin de la primera etapa del Camino Primitivo en Galicia. Han pasado junto a las ruinas del hospital de peregrinos medieval del alto de Montouto y ahora caminan por medio de un bosque de pinos. «La vista es magnífica, pero a veces no ves lo que tienes alrededor», dice ella. Explica que hay momentos en los que vas tan concentrado que no sabes qué ocurre alrededor. No ves lo que está ocurriendo. «Es otra buena forma de meditar», explica. Y continúa montaña arriba, caminando entre las mariposas que revolotean a su lado, mientras se posan en los toxos, los helechos...

Unas rutas que aún no están desbordadas

A la sombra del monasterio de Sobrado dos Monxes, en el concello coruñés del mismo nombre, los peregrinos descansan sobre la hierba mezclados con los turistas de cámara en mano que se acercan a ver el monumento. Algunos duermen por parejas. Otros están solos, reposando tendidos sobre una roca. Es la hora de meditar. La ruta que viene del Norte aún les permite hacer eso. Hay peregrinos, cada vez más. Pero no son tantos como los que toma cada verano el Camino Francés. Los que descansan junto al monasterio, donde cobran un euro por entrar a verlo, saben que esa es la penúltima etapa antes de desembocar en la vía que atraviesa Castilla desde Roncesvalles. Luego vendrán las mañanas de carrera para coger espacio en los albergues.

Dan e Igmar Gabriel son padre e hijo. Son holandeses. Parece que acaban de llegar a Sobrado dos Monxes porque aún llevan su equipaje a la espalda. Pueden comparar porque han hecho los dos. El Francés hace unos años. Ahora el del Norte. Al primero le gusta más el Francés, pese a reconocer que ahora hay mucha gente. El segundo no sabe elegir.

El Camino del Norte es el que ha elegido Cristian, un rumano que lleva tatuada la concha peregrina en un brazo. ¿Qué destacan? La paz de caminar, el paisaje, la belleza de monumentos como el que tienen enfrente... 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

«En estas montañas habita la felicidad»