Ayuso no cede e insiste en adelantar el congreso del PP de Madrid

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, este sábado, en la inauguración del 15 congreso autonómico del PP Castilla-La Mancha.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, este sábado, en la inauguración del 15 congreso autonómico del PP Castilla-La Mancha. EUSEBIO GARCÍA DEL CASTILLO

El congreso de los populares de Castilla-La Mancha, en el que que fue aclamada con gritos de «¡presidenta!», «¡presidenta!», refuerza a la baronesa madrileña en su pulso con Casado

13 nov 2021 . Actualizado a las 19:45 h.

Había grandes expectativas de que el congreso del PP de Castilla-La Mancha sirviera para que Isabel Díaz Ayuso firmara la paz con la dirección nacional en su pulso por el control del partido en Madrid. Pero el cónclave sirvió más bien para fortalecer la figura de la baronesa madrileña, que fue aclamada con gritos de «¡presidenta!», «¡presidenta!» a su llegada al recinto del congreso. Un recibimiento que no se dispensó a ninguno de los otros barones presentes en el acto. La presidenta de Madrid entró en un duelo dialéctico con el secretario general, Teodoro García Egea, que unas horas antes había reclamado unidad y cierre de filas para que todos en el PP pongan la prioridad en que Pablo Casado gane las elecciones generales porque esa es «la única forma de ganar a Pedro Sánchez».

«En todos los congresos, cuando hay interés, hay unidad, hay integración y eso será a lo que me dedicaré», le replicó luego Ayuso, que pidió que no se hagan distinciones en el partido con su territorio. «La democracia interna también hace falta que llegue al partido en Madrid», proclamó, aunque sostuvo que las diferencias respecto al congreso regional son «lo normal» y ocurren «en el resto de comunidades». Ni siquiera cede Ayuso en su pretensión de que se adelante el congreso de Madrid, aunque en Génova daban ya ese asunto por zanjado. «Me gustaría que fuera un congreso de unidad, que se celebrara pronto para evitar desgaste y que nos ayudara a seguir aumentando nuestra mayoría en la Comunidad de Madrid», sostuvo.

La batalla, por tanto, sigue abierta, porque tampoco los mensajes de García Egea fueron este sábado los que Ayuso esperaba escuchar para propiciar un acercamiento. «Nuestro lema es unir para ganar, ganar para gobernar y gobernar para ofrecer un proyecto de vida a los españoles», advirtió el secretario general en su intervención en el congreso de Puertollano. El mensaje a la baronesa madrileña es que la máxima prioridad del partido debe ser la victoria de Casado, sin «distraerse» en objetivos personales. Ante la prensa, el número dos de los populares ya había advertido de que tener un partido «unido» es «clave» para «conquistar retos mayores y para ofrecer a los españoles un proyecto de unión».