El Gobierno da por concluido el «procés» y asegura que ahora comienza otra etapa

Paula de las Heras MADRID / COLPISA

ESPAÑA

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de Aragón, Javier Lambán, tras la reunión que mantuvieron este jueves en Zaragoza para analizar la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno del 2030
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de Aragón, Javier Lambán, tras la reunión que mantuvieron este jueves en Zaragoza para analizar la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno del 2030 Javier Cebollada | EFE

La Generalitat replica que los acuerdos en infraestructuras no cerrarán el conflicto

17 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Gobierno sigue rebajando las expectativas en torno a la mesa de diálogo con la Generalitat. Un día después de haber celebrado en Barcelona un encuentro destinado a su reactivación, el aun primer secretario del PSC y ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, insistió en que, de momento, solo cabe esperar una «aproximación pragmática» entre las partes y descartó «grandes consensos». Pero eso, para el Ejecutivo central, ya es toda una victoria. Tanto es así que el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, se arriesgó a afirmar que «el proceso soberanista está terminando».

Entre los socialistas se percibe optimismo por el modo en el que, por ahora, ha quedado plasmado el compromiso al que Pedro Sánchez decidió hipotecar su investidura en el 2019. No solo porque Pere Aragonès aceptara que las conversaciones deben abordarse «sin plazos» concretos, sino porque la negativa rotunda de Sánchez a un referendo de autodeterminación ha sido encajada por la contraparte con una deportividad impensable hace cuatro años o incluso hace dos, cuando las calles de Cataluña se incendiaron por la sentencia del procés.

Aun así, la dirección del PSOE es consciente de que gestos como los indultos, las promesas de inversiones millonarias recogidas en la agenda para el reencuentro que el Gobierno puso esta semana sobre la mesa de la Generalitat -600 millones para Dependencia; 1.721 millones para Sanidad; 140 para Desarrollo Rural o 6.300 para Rodalíes-Cercanías- y la propia relación bilateral con el Ejecutivo catalán, deben ser explicados e incluso compensados en otros territorios para evitar sentimientos de agravio.