Carolina Darias, la ministra experta en las rectificaciones exprés, sobrevive en Sanidad

mariluz ferreiro REDACCIÓN / LA VOZ

ESPAÑA

La ministra de Sanidad, Carolina Darias
La ministra de Sanidad, Carolina Darias Kiko Huesca

Su gestión es cuestionada debido a sus cambios de criterio

12 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Carolina Darias (Las Palmas, 1965) sobrevive. Resiste al tsunami desatado por Pedro Sánchez. Darias es la segunda ministra de Sanidad de la pandemia. El presidente del Gobierno la colocó en el ojo del huracán epidemiológico cuando envió a Salvador Illa a la batalla electoral catalana. Darias se agarra a un salvavidas, ese mantra que repite una y otra vez: «La vacunación va como un tiro». Parece funcionarle. Porque ha zozobrado en gran parte de sus decisiones, jugando al ratón y al gato con las comunidades y lanzando medidas y globos sonda que caducaron en solo unas horas. Todo entre bambalinas, con filtraciones de borradores previas a las reuniones de la Comisión de Salud Pública y del Comité Interterritorial, los supuestos foros de discusión para la cogobernanzas. Y con ruedas de prensa en las que casi nunca se concreta nada, salvo el susodicho éxito de la campaña de vacunación.

En primavera vendió una norma estatal para obligar a llevar mascarilla también a los que tomaban el sol, una restricción inexistente en muchas autonomías. Sanidad prometió cambiar la ley el mismo día que entraba en vigor, dejándola en una especie de limbo legal, de papel mojado.

Semanas después, Sanidad intentó acelerar el ritmo de las primeras dosis priorizando a los no vacunados y ampliando las semanas de espera para los que ya habían recibido el pinchazo de Pfizer y de Moderna. Cambió de parecer en 24 horas.