Iglesias deja el Gobierno y se medirá con Ayuso

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo BAreño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Pablo Iglesias e Isabel Díaz Ayuso durante unas jornadas sobre el tratamiento informativo de la discapacidad en octubre del 2020
Pablo Iglesias e Isabel Díaz Ayuso durante unas jornadas sobre el tratamiento informativo de la discapacidad en octubre del 2020

Propone que le sustituya Yolanda Díaz y abre la puerta a la renuncia al liderazgo de Podemos

15 mar 2021 . Actualizado a las 19:57 h.

La magnitud del terremoto político con epicentro en Murcia alcanzó este lunes el grado máximo en la escala sismológica de Richter con la decisión del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, de abandonar el Ejecutivo para ponerse la frente de la candidatura de Unidas Podemos en las elecciones a la Comunidad de Madrid del próximo 4 de mayo. Su salida del Gobierno, anunciada mientras el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, se encontraba fuera de España, obliga a una nueva remodelación del Gabinete ministerial en plena pandemia. Sin esperar a que Sánchez, que es el único con potestad de nombrar ministros, se pronunciara, Iglesias planteó que la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, le sustituya en la vicepresidencia segunda, sin abandonar su actual cartera, y que la secretaria de Estado para la Agenda 2030, Ione Belarra, de su total confianza, asuma las competencias de Derechos Sociales en un ministerio de nueva creación.

 Candidatura a la presidencia

Pero el movimiento de Iglesias va más allá. En medio de las especulaciones sobre la posibilidad de un adelanto de las elecciones generales ante las fuertes tensiones internas en el Ejecutivo, el líder morado plantea que Díaz le sustituya también como candidata a la presidencia del Gobierno, poniendo así fin a la etapa de su hiperliderazgo en Podemos desde la fundación del partido en el 2014. ««En política hay que tener valentía. Valentía para dar las batallas que hay que dar, y también para ser capaz de comprender cuándo llega el momento de dejar paso a nuevos liderazgos», señaló Iglesias en un vídeo en el que indica que «se han consolidado de forma evidente los liderazgos de compañeros y sobre todo de compañeras que tienen un inmenso futuro por delante» Y destacó especialmente le de Yolanda Díaz, que según afirmó, «puede ser la próxima presidenta del Gobierno de España». Iglesias insinúa así que dejará también el liderazgo del partido, aunque no lo confirmó.

El giro político se produce ante las malas perspectivas electorales de Podemos en las elecciones de Madrid, convocadas por la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, para el 4 de mayo, y en las que el partido corría incluso el riesgo de quedar fuera del Parlamento autonómico al no alcanzar el 5 % de los votos, según algunos sondeos. Ahora, Iglesias pretende encabezar una lista unitaria de izquierdas, con aspiraciones de superar al PSOE y de convertirse en el presidente de la Comunidad de Madrid si la suma de esa lista y la de los socialistas supera a la derecha.

 Presión sobre Íñigo Errejón

Con ese objetivo, Iglesias hizo un llamamiento a la unidad a Más País, el partido de su antiguo número dos, Íñigo Errejón, que en las pasadas elecciones casi le triplicó en votos y escaños, obteniendo 20 diputados frente a los 7 de Podemos. El argumento para forzar esa unidad es la necesidad de combatir a la «ultraderecha» y evitar que los que tachó de «criminales» gobiernen Madrid. «Un militante debe estar allí donde es útil en cada momento», indicó para justificar la sorprendente decisión de pasar de ser vicepresidente del Gobierno de España a candidato a la presidencia de una comunidad.

Iglesias no solo no consultó su decisión con Sánchez, que ayer admitió haberse enterado poco antes de que se hiciera pública, sino tampoco con la dirección del partido, exceptuado a su círculo más próximo. La apuesta, con la que pretende capitalizar la campaña electoral, polariza al máximo las elecciones en Madrid con su futuro pulso contra la actual presidenta Isabel Díaz Ayuso, que respondió de inmediato al anuncio cambiando su lema «socialismo o libertad» por el de «comunismo o libertad».