El preso 600: Así será la vida de Iñaki Urdangarin en la cárcel más grande y moderna del País Vasco

David González COLPISA | VITORIA

ESPAÑA

Óscar Ortiz | Europa Press

El cuñado del rey dormirá solo en la prisión de Zaballa en una celda de 13 metros, trabajará de consultor en un bufete y se alojará los fines de semana en casa de su madre en Vitoria

01 mar 2021 . Actualizado a las 11:09 h.

Al histórico etarra Makario, entre otros terroristas, dos de los condenados por apalizar a dos guardias civiles y sus novias en Alsasua y un rosario de narcotraficantes se unirá el lunes un recluso diferente. Iñaki Urdangarin, cuñado de Felipe VI y condenado a cinco años y diez meses por el caso Nóos, cruzará a primera hora el portón de la cárcel más moderna y grande del País Vasco, con 36.304 metros cuadrados.

Tras finalizar el viernes su voluntariado en el Hogar Don Orione, en Madrid, y su estancia de apenas un mes en el Centro de Inserción Social de Alcalá de Henares, en menos de 24 horas se activará su ingreso en Zaballa, donde cumplirá lo que le resta de pena. Expirará oficialmente a principios del 2024. Ahora penará su pecado económico a diez minutos en coche del hogar de su adolescencia y primera juventud, donde descansará los fines de semana. En Vitoria le aguardan buenos amigos y sus vecinos están acostumbrados a ver a los Urdangarin apoyando a Iñaki durante estos años tan complicados para una de las familias más conocidas y, a la vez, más discretas de la ciudad. Juan Mari, su padre ya fallecido y cercano al PNV, presidió la Caja Vital hace un cuarto de siglo. Su hermano Mikel dirige las instalaciones deportivas de la Fundación Estadio desde diciembre de 1996, a escasos metros de la vivienda familiar.

La especial condición del marido de la infanta Cristina trastocará el monótono biorritmo del centro penitenciario. Solo pernoctará cuatro noches a la semana entre rejas. Según la petición cursada por su abogado, de viernes a domingo dormirá en casa de su madre, Claire Liebaert, ubicada en una urbanización próxima al campo de fútbol de Mendizorroza y al Anillo Verde de la ciudad por donde tanto le gusta pasear y hacer deporte desde que era un chaval y brillaba ya con su zurda de oro en las canchas de balonmano. El pasado 15 de enero cumplió 53 años..