El preso 600: Así será la vida de Iñaki Urdangarin en la cárcel más grande y moderna del País Vasco

El cuñado del rey dormirá solo en la prisión de Zaballa en una celda de 13 metros, trabajará de consultor en un bufete y se alojará los fines de semana en casa de su madre en Vitoria


Colpisa | Vitoria

Al histórico etarra Makario, entre otros terroristas, dos de los condenados por apalizar a dos guardias civiles y sus novias en Alsasua y un rosario de narcotraficantes se unirá el lunes un recluso diferente. Iñaki Urdangarin, cuñado de Felipe VI y condenado a cinco años y diez meses por el caso Nóos, cruzará a primera hora el portón de la cárcel más moderna y grande del País Vasco, con 36.304 metros cuadrados.

Tras finalizar el viernes su voluntariado en el Hogar Don Orione, en Madrid, y su estancia de apenas un mes en el Centro de Inserción Social de Alcalá de Henares, en menos de 24 horas se activará su ingreso en Zaballa, donde cumplirá lo que le resta de pena. Expirará oficialmente a principios del 2024. Ahora penará su pecado económico a diez minutos en coche del hogar de su adolescencia y primera juventud, donde descansará los fines de semana. En Vitoria le aguardan buenos amigos y sus vecinos están acostumbrados a ver a los Urdangarin apoyando a Iñaki durante estos años tan complicados para una de las familias más conocidas y, a la vez, más discretas de la ciudad. Juan Mari, su padre ya fallecido y cercano al PNV, presidió la Caja Vital hace un cuarto de siglo. Su hermano Mikel dirige las instalaciones deportivas de la Fundación Estadio desde diciembre de 1996, a escasos metros de la vivienda familiar.

La especial condición del marido de la infanta Cristina trastocará el monótono biorritmo del centro penitenciario. Solo pernoctará cuatro noches a la semana entre rejas. Según la petición cursada por su abogado, de viernes a domingo dormirá en casa de su madre, Claire Liebaert, ubicada en una urbanización próxima al campo de fútbol de Mendizorroza y al Anillo Verde de la ciudad por donde tanto le gusta pasear y hacer deporte desde que era un chaval y brillaba ya con su zurda de oro en las canchas de balonmano. El pasado 15 de enero cumplió 53 años..

Sin trato con otros reclusos

El preso 600 para unas instalaciones con 720 celdas apenas conocerá los recovecos de este complejo inaugurado en 2011. Gracias al tercer grado concedido en enero, su estancia se limitará por el momento a dormir en una celda en su caso individual de 13 metros cuadrados localizada en el módulo residencial para internos en régimen abierto. Ahora apenas hay diez personas -hombres y mujeres- con estas condiciones en el penal alavés.

Todos los reclusos con ese estatus salen a una hora concreta cada mañana, cogen un vehículo propio, realizan vida normal en diferentes ocupaciones laborales y, al atardecer, retornan a Zaballa, a pocos más de diez kilómetros de la capital alavesa. Pero el yerno del rey emérito y exvicepresidente del Comité Olímpico Español seguirá pautas distintas. Por seguridad, cada jornada variará sus horarios de entrada y salida. Un coche con escoltas le trasladará hasta el centro de Vitoria, donde el bufete Imaz & Asociados le ha contratado como consultor.

Este despacho se ubica frente a la plaza de los Fueros y, tras un crecimiento sostenido, supera ya la veintena de empleados. Las operaciones mercantiles, tributarias y laborales son su especialidad. No en vano, sus dos socios son reconocidos por su extrema discreción, que a buen seguro será dinamitada en estas jornadas iniciales de su fichaje. Mañana lunes o el martes a más tardar se le espera en su nuevo puesto.

Fuentes del Ministerio del Interior pronostican que las pernoctaciones en la prisión de Zaballa serán por tiempo definido. Urdangarin ha iniciado el programa Pideco, un novedoso plan de reinserción para delincuentes económicos que le ayudará a acortar sus plazos de regreso de facto a la calle.

El coronavirus se ha convertido en un inesperado aliado. Desde primavera, y para limitar al máximo el riesgo de contagio intramuros, Instituciones Penitenciarias ha elevado hasta el centenar los presos exentos de acudir cada noche a Zaballa. Ya sea por la modalidad de régimen abierto o de libertad condicional. Urdangarin aspira a sumarse a esa lista. Se especula con «finales de año».

Los Urdangarin-Borbón, una familia diseminada por España, Suiza y Reino Unido

Los Urdangarin-Borbón están desperdigados por tres países. Mientras el padre apura las horas para retornar a la ciudad en la que pasó su adolescencia, su mujer, la infanta Cristina reside en Ginebra, donde trabaja para la fundación Aga Khan.

Se espera que muy a menudo que la hermana de Felipe VI se deje caer por el País Vasco para reencontrarse con su marido. A su padre, el rey emérito, ya ha ido a visitarle en varias ocasiones a su retiro en Abu Dabi. La infanta vive en un barrio residencial de la ciudad suiza en compañía de Irene, la hija menor del matrimonio, que cursa aún estudios secundarios.

El primogénito, Juan Valentín, es una incógnita. A sus 21 años apenas ha trascendido que ha vivido los últimos meses en Madrid para apoyar a su padre, al que está muy unido. Se cree que estudia Relaciones Internacionales y hace unos meses fue noticia por su voluntariado para la fundación Entreculturas, vinculada a la Compañía de Jesús.

Tras pasar parte de su pubertad entre Hannnover y Nantes, Pablo Nicolas ha seguido la estela deportiva de su progenitor, que incluso fue olímpico. Este chico de 20 años se ejercita con el segundo equipo del Barcelona de balonmano. Compagina su sueño deportivo con sus estudios en la prestigiosa EU Business School, donde suele acudir con una mochila blaugrana al hombro.

El tercero de la saga, Miguel, acaba de alcanzar la edad adulta. Y lo ha hecho en Londres. Buen estudiante y «divertido» estaría matriculado en Ciencias del Mar en una universidad de la City.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El preso 600: Así será la vida de Iñaki Urdangarin en la cárcel más grande y moderna del País Vasco