Un juicio convertido en pesadilla política para la cúpula del PP

Una condena al partido como responsable civil reviviría el fantasma del fin de Rajoy

Sede del PP en la calle Génova de Madrid

Madrid / La Voz

La primera sesión del juicio por la supuesta caja B del PP ha puesto de manifiesto que para la actual dirección del partido las consecuencias políticas de este proceso son más peligrosas que las penales. La petición del extesorero del PP Luis Bárcenas de tener un careo con Mariano Rajoy refleja su intención de hacer el mayor daño posible. Y, aunque no involucra penalmente a ningún dirigente actual, insiste en afirmar que emisarios del líder popular, Pablo Casado, trataron de pactar con él. No aporta del momento ninguna prueba documental de ello, pero pretende establecer así un nexo de unión entre el PP de José María Aznar y Mariano Rajoy, ese Casado asegura que «ya no existe», y la actual cúpula de los populares.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

Un juicio convertido en pesadilla política para la cúpula del PP