El juicio de la caja B del PP comienza con la incógnita de si Bárcenas tiene pruebas

El exresponsable de finanzas del partido ha afirmado varias veces que poseía grabaciones, pero nunca las ha mostrado

El extesorero del PP Luis Bárcenas, acude a una comparecencia en la Audiencia Nacional
El extesorero del PP Luis Bárcenas, acude a una comparecencia en la Audiencia Nacional

Madrid / La Voz

El juicio sobre la supuesta caja B del PP que hoy se inicia en la Audiencia Nacional, centrado en la presunta utilización de fondos procedentes de esa contabilidad paralela para sufragar la reforma de la sede nacional del partido en Madrid, arranca marcado por las últimas acusaciones del extesorero popular, Luis Bárcenas, en las que implica directamente al expresidente del PP, Mariano Rajoy en el supuesto cobro de sobresueldos y en la financiación ilegal del partido. La clave está en conocer si Bárcenas aportará o no pruebas que confirmen esas acusaciones.

 ¿Se pagó en negro la reforma de Génova?

Es la acusación que más directamente atañe al caso que se juzga a partir de hoy. Bárcenas asegura que participó en las conversaciones con los arquitectos que reformaron la sede del PP en las que «se acordó» pagar parte de la ejecución de las obras en negro «con dinero procedente de la caja B» y obteniendo así un 10 % de descuento en el precio. Si tuviera documentos que así lo atestiguaran, el caso estaría perdido para el PP.

 ¿Recibía el PP donaciones de empresarios a cambio de conceder obras públicas?

Esta es la acusación más grave de Bárcenas, que por primera vez admite que, aunque «la inmensa mayoría de estos donativos no tenían una naturaleza finalista», en algunos casos se hizo a cambio de «contraprestación por porcentaje a la adjudicación de obra o servicio público adjudicado», estando el presente. Aunque no es objeto de este juicio, Bárcenas se muestra dispuesto a prestar la «colaboración oportuna», sin aclarar si tiene pruebas de ello. Se ignora si dispone de una grabación de esas entregas.

 ¿Destruyó Rajoy en una trituradora papeles sobre la caja B del PP?

Bárcenas afirma que Rajoy destruyó en el 2009 en su presencia apuntes suyos que registraban la caja B del PP y el cobro de sobresueldos. El exlíder del PP le habría dicho que cómo era posible que conservara información tan sensible y a continuación la habría destruido en una trituradora de papel, sin saber que él conservaba copias. Bárcenas ya declaró lo mismo ante el juez Pablo Ruz en el 2013. Deberá aportar esas copias, lo que sería comprometedor para Rajoy, pero, a no ser que existiera una grabación, no podrá probar que este destruyera ea documentación.

 ¿Cobraban sobresueldos os dirigentes del PP?

Bárcenas asegura disponer de una grabación en la que el extesorero del PP Álvaro Lapuerta comenta con una persona de su confianza «sobre las entregas en metálico que se realizaban mensualmente a estos miembros del PP, en la que se mencionaba entre otros, expresamente, a Mariano Rajoy». Ya hablado en otras ocasiones de esta grabación, con la que supuestamente un periodista trató de chantajear a Mariano Rajoy. Si aporta ahora esa prueba, se reforzarían los indicios de pagos en negro registrados en los papeles de Bárcenas.

 ¿Hubo negociación con el PP para que la mujer de Bárcenas no entrara en prisión?

El extesorero dice que emisarios en nombre del PP, a los que no identifica, le presionaron para que guardara silencio y no incriminara ni manchara «el buen nombre» del partido, a cambio de promesas de que harían todo lo posible para que su esposa, Rosalía Iglesias, no entrara en prisión. Aunque los SMS de Rajoy a Bárcenas, en los que le decía «Luis, sé fuerte» y «hacemos lo que podemos», apuntarían en ese sentido, la promesa sería irrelevante penalmente, dado que la entrada o no en prisión de la mujer de Bárcenas solo depende a los jueces, no del PP.

 ¿Organizó el PP la operación Kitchen para robar pruebas a Bárcenas?

Bárcenas indica que el PP, y en concreto su exsecretaria general, María Dolores de Cospedal, participaron en una trama organizada desde el Ministerio de Interior, que dirigía el exministro Jorge Fernández Díaz, para espiarle y robarle pruebas comprometedoras para el PP. El caso Kitchen no se juzga en el proceso que se inicia hoy. Será difícil que Bárcenas aporte pruebas sobre este asunto, dado que se encontraba en prisión cuando supuestamente le robaron a su mujer documentación comprometedora sobre la caja B del PP.

Los populares desmienten haber pactado con el extesorero

 G. B.

El PP respondió a las acusaciones del extesorero del partido Luis Bárcenas que, en una entrevista en el diario El Mundo, aseguró que había negociado con dos personas de la actual dirección de los populares que le habrían ofrecido «contrapartidas muy claras» a cambio de enterrar «el hacha de guerra» y retirarse como acusación en el caso de los discos duros supuestamente destruidos por la cúpula del PP para borrar pruebas. El partido desmintió esas acusaciones y aseguró que no ha hablado «con delincuentes», por lo que denunciará a Bárcenas por calumnias. Desde la dirección del partido reiteraron que, tal y como dijo Pablo Casado, presidente de la formación, el PP al que pudieran afectar los casos de corrupción de los que habla Bárcenas «ya no existe», por lo que a su actual líder «no le temblará el pulso» para actuar sobre «cualquier militante contra el que se demuestren conductas irregulares, sea quien sea».

Los populares aseguran que no ha habido ningún acercamiento de algún miembro del actual comité ejecutivo del partido con el exresponsable de las finanzas del PP. En línea con lo declarado por el propio Casado tras conocerse el escrito de Bárcenas dirigido a la Fiscalía, en el que se asegura que el expresidente del PP Mariano Rajoy era «perfecto conocedor» de la financiación irregular del partido y de los pagos en negro a sus dirigentes, desde el PP insisten en que el actual líder fue elegido en unas primarias por los afiliados de la formación precisamente para «pasar página» de una etapa que la dirección actual no reconoce «como parte de la historia de un partido fundamental para España, sino de las actuaciones de las personas que determine la Justicia».

En Génova consideran que las acusaciones de Bárcenas no tendrán ninguna relevancia penal por la ausencia de pruebas y la nula credibilidad del extesorero, pero son conscientes de que el juicio, que comienza en plena campaña de las elecciones catalanas, puede provocar graves daños políticos al partido. Aún así, los populares reiteran el compromiso con la ejemplaridad asumido por Pablo Casado desde que llegó a la dirección nacional.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El juicio de la caja B del PP comienza con la incógnita de si Bárcenas tiene pruebas